jueves, 27 de febrero de 2014

Hermanos famosos en la ciencia y la tecnología

Si preguntásemos hoy en día a los niños cuáles son los hermanos más conocidos que se dedican a inventar, lo más probable que la pareja que ganaría por goleada sería Phineas y Ferb. Si no los conoces, te diré que son dos hermanos (técnicamente medio hermanos) de una serie de dibujos animados de la casa Disney, que cada día idean inventos y experimentos algo alocados, y que les llevan a vivir distintas aventuras.

Phineas y Ferb, hermanos y alocados inventores

También en la ficción, las hermanas gemelas de Johny Test, Susan y Mary, son dos chicas superdotadas que se dedican a la ciencia.

Susan y Mary, gemelas y hermanas de Johny Test
son dos apasionadas científicas

Pero el mundo real nos ha dado también un selecto grupo de hermanos, que más allá de sus juegos compartidos en la infancia, llegaron a trabajar juntos en proyectos científicos y tecnológicos. Algunos son bastante conocidos, otros no tanto.

Los hermanos Montgolfier, Joseph-Michel y Jaques-Etiénne, considerados como los inventores del globo aerostático. En 1783 hicieron la primera demostración pública de su invento en Annonay, Francia.

Joseph-Michel y Jaques-Etiénne Montgolfier,
hermanos e inventores de globo aerostático
Fuente: Wikimedia

Los hermanos de Elhuyar, Fausto y Juan José, nacidos en la Rioja (España) y descubridores en 1783, del elemento químico tungsteno (también conocido como wolframio).

Fausto y Juan José, hermanos riojanos,
descubridores del tungsteno


Los hermanos Lumiére, Auguste y Louis, franceses inventores del cinematógrafo, patentado en 1890.
Augustey Louis Lumiére,
hermanos e inventores del cinematógrafo
Fuente: Wikimedia

Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, americanos, pasaron a la historia por ser pioneros de la aviación, a principios del siglo XX.

Orville y Wilbur Wright,
hermanos y pioneros de la aviación
Fuente: Wikimedia

Y mucho más actuales, los hermanos Rasmussen, Lars y Jens, daneses, que diseñaron y desarrollaron el software que llegó a convertirse en la conocida aplicación Google Maps.

Jens y Lars Rasmussen,
hermanos y desarrolladores del gérmen de Google Maps
Fuente: CNN.com


jueves, 20 de febrero de 2014

MUJA - Museo del Jurásico de Asturias

Vuelvo hoy a los museos de ciencia y tecnología y a la importante labor que realizan para acercar las mismas a todos los públicos, y en especial a los niños. No hará mucha falta insistir para que los niños quieran visitar un museo científico si éste está dedicado a uno de sus temas favoritos: los dinosaurios. Es el caso del Museo del Jurásico de Asturias, también conocido por sus siglas como MUJA.

Museo Jurásico de Asturias (exterior)
Exterior del Museo Jurásico de Asturias (MUJA)
Tuve la oportunidad de visitar el MUJA el año pasado y, como os decía, no es necesario vendérselo mucho al público infantil. El museo está situado en una colina sobre la costa cantábrica, entre las localidades de Lastres y Colunga. El paisaje es precioso y el edificio del museo llama especialmente la atención porque su planta tiene forma de huella de dinosaurio.

Antes de entrar encontramos algunas esculturas de dinosaurios, para entrar en materia. Si visitamos el museo individualmente podemos apuntar a los niños a distintos talleres (según días y horarios determinados, así que mejor consultar la página web para organizarnos). También se realizan visitas para centros escolares.

El recorrido por el interior del museo es muy fácil y cómodo, siguiendo una ruta cronológica desde el Premesozoico, pasando por el Mesozoico (Cretácico, Jurásico y Triásico) y terminando en el Postmesozoico. Las salas son amplias y llaman la atención las grandes "plazas" que se abren al rededor del centro del museo, con monumentales montajes de reproducciones de esqueletos y enormes paneles con ilustraciones que recrean el posible entorno en el que podrían haberse encontrado los dinosaurios.

Museo Jurásico de Asturias (interior)
Interior del Museo Jurásico de Asturias (MUJA)
El conjunto de piezas originales más importante del museo es la colección del Jurásico Asturiano. Estas piezas proceden de la llamada Costa de los Dinosaurios que se extiende desde Gijón hasta Ribadesella, en la que se han encontrando numerosas huellas y restos.

Además del museo, os recomiendo sobre todo el blog del equipo investigador del MUJA, formado por tres geólogos. En él podréis encontrar mucha información sobre su labor científica, novedades del museo y temas generales de interés sobre los dinosaurios.

Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), situado en el concejo de Colunga, Asturias.

jueves, 13 de febrero de 2014

Aprender ciencia - ¿dónde está la emoción?

Bill Bryson es un autor que ha escrito sobre varios temas, entre ellos, la ciencia. Su libro 'Una breve historia de casi todo' ganó el premio Winton en el año 2004, un prestigioso premio que concede anualmente la Royal Society al mejor libro de divulgación científica publicado en inglés. Como suele decirse en estos casos, un libro de éxito tanto de crítica como de público.

Un diagrama mostrando las capas internas de la tierra
Fuente: Wikimedia commons
Tengo pendiente de lectura el libro, y su versión infantil/juvenil 'Una muy breve historia de casi todo'. De momento Bill Bryson me ha enganchado simplemente con su prólogo. En él explica un par de motivos que le llevaron a escribir el libro, uno reciente y otro que se remonta a su infancia. Como podéis imaginarios el que me interesa es el segundo.

Siendo un niño, en primaria, quedó cautivado por una ilustración de su libro de ciencias "un libro de texto corriente de los años 50, un libro maltratado, detestado, un mamotreto deprimente". Sin embargo la ilustración de la tierra, partida para mostrar sus capas internas, le llamó poderosamente la atención. 

Sufrió, quizás, unos instantes iniciales de imaginación desbordada visualizando los estragos que producirían una Tierra mellada de esa manera, y las terribles consecuencias para los supuestos motoristas que se encontraran de sopetón con un precipicio de ese tamaño. Después, comenzó a entender qué se representaba realmente. Y entonces, bingo, la gran pregunta: "¿Y cómo saben eso?".

No se trataba de poner en duda la información que aparecía en la ilustración. Se trataba de un genuino interés en conocer cómo era posible saber eso si nadie había sido capaz de viajar al centro de la tierra. Con esa pregunta y con la motivación de encontrar una respuesta, una vez llegó a su casa, se puso a leer el libro de texto como un loco. Pero como dice Bill "Y ahí está el asunto. No tenía nada de emocionante. [...] Así que me hice mayor convencido de que la ciencia era extraordinariamente aburrida, pero sospechaba que no tenía por qué serlo".

¿Cuántos adultos siguen convencidos de que la ciencia es extraordinariamente aburrida porque su experiencia con la ciencia durante la infancia les llevó a esa conclusión? ¿En qué momento se desilusionaron? ¿Qué gran pregunta, esa que despertó su emoción, se quedó en el tintero? Pero sobre todo ¿tienen los niños de hoy en día medios y acceso a contenidos y experiencias científicas que despierten sus emociones? Espero que aquí encuentres algunos de ellos. 


jueves, 6 de febrero de 2014

¿Cómo abren y cierran las muñecas los ojos?

El interés por la tecnología puede despertarse observando máquinas muy complejas o mecanismos sencillos. Los juguetes más tradicionales, al ser menos sofisticados tecnológicamente, pueden servirnos para explicar conceptos básicos de tecnología. Y además son muy útiles porque los niños están familiarizados con ellos.

Muñeca con ojos cerrados
Muñeca con los ojos cerrados
Imagen:  ilovehdwallpapers.com
Hoy voy a explicaros un mecanismo muy simple, que seguro has visto funcionar centenares de veces, y que como a mí, no te había llamado la atención hasta ahora: los ojos de las muñecas.

¿Alguna vez te has preguntado qué hace posible que las muñecas cierren los ojos cuando las tumbamos y vuelvan a abrirlos al incorporarlas?

El mecanismo tradicional es muy ingenioso ya que lo que consigue es mantener los ojos siempre en la misma posición, independientemente de si la muñeca está en posición horizontal o vertical. 

Mecanismo de los ojos de una muñeca antigua
Imagen adaptada de www.thisolddoll.info
Si tienes una muñeca a mano puedes comprobarlo. Observa su cara manteniéndola vertical: sus ojos te miran. Ahora túmbala: los ojos no se han movido y te siguen mirando, pero tu ya no los ves porque han quedado ocultos tras sus mejillas. Lo que ahora ves son los párpados, que estaban ocultos tras la frente cuando la muñeca estaba en pie.

Esto se consigue con el mecanismo que puedes ver en la foto. Los dos ojos están colocados sobre un mismo eje, al que se fija un contrapeso. La fuerza de la gravedad y el contrapeso hacen que los ojos estén siempre en la misma posición. El eje rota en el interior de una pieza que se fija en la parte interior de la cabeza de la muñeca.

Mucho han evolucionado este tipo de mecanismos, permitiendo también otro tipo de movimientos, hacia los lados por ejemplo. Existen modelos muy sofisticados, utilizados en animatrónica para efectos especiales en el cine o recreación de seres vivos para parques temáticos o exposiciones. En el siguiente video puedes ver una explicación en inglés de esta tecnología más avanzada.



Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...