jueves, 13 de febrero de 2014

Aprender ciencia - ¿dónde está la emoción?

Bill Bryson es un autor que ha escrito sobre varios temas, entre ellos, la ciencia. Su libro 'Una breve historia de casi todo' ganó el premio Winton en el año 2004, un prestigioso premio que concede anualmente la Royal Society al mejor libro de divulgación científica publicado en inglés. Como suele decirse en estos casos, un libro de éxito tanto de crítica como de público.

Un diagrama mostrando las capas internas de la tierra
Fuente: Wikimedia commons
Tengo pendiente de lectura el libro, y su versión infantil/juvenil 'Una muy breve historia de casi todo'. De momento Bill Bryson me ha enganchado simplemente con su prólogo. En él explica un par de motivos que le llevaron a escribir el libro, uno reciente y otro que se remonta a su infancia. Como podéis imaginarios el que me interesa es el segundo.

Siendo un niño, en primaria, quedó cautivado por una ilustración de su libro de ciencias "un libro de texto corriente de los años 50, un libro maltratado, detestado, un mamotreto deprimente". Sin embargo la ilustración de la tierra, partida para mostrar sus capas internas, le llamó poderosamente la atención. 

Sufrió, quizás, unos instantes iniciales de imaginación desbordada visualizando los estragos que producirían una Tierra mellada de esa manera, y las terribles consecuencias para los supuestos motoristas que se encontraran de sopetón con un precipicio de ese tamaño. Después, comenzó a entender qué se representaba realmente. Y entonces, bingo, la gran pregunta: "¿Y cómo saben eso?".

No se trataba de poner en duda la información que aparecía en la ilustración. Se trataba de un genuino interés en conocer cómo era posible saber eso si nadie había sido capaz de viajar al centro de la tierra. Con esa pregunta y con la motivación de encontrar una respuesta, una vez llegó a su casa, se puso a leer el libro de texto como un loco. Pero como dice Bill "Y ahí está el asunto. No tenía nada de emocionante. [...] Así que me hice mayor convencido de que la ciencia era extraordinariamente aburrida, pero sospechaba que no tenía por qué serlo".

¿Cuántos adultos siguen convencidos de que la ciencia es extraordinariamente aburrida porque su experiencia con la ciencia durante la infancia les llevó a esa conclusión? ¿En qué momento se desilusionaron? ¿Qué gran pregunta, esa que despertó su emoción, se quedó en el tintero? Pero sobre todo ¿tienen los niños de hoy en día medios y acceso a contenidos y experiencias científicas que despierten sus emociones? Espero que aquí encuentres algunos de ellos. 


4 comentarios:

  1. Tengo un muy buen recuerdo de este libro hace ya unos cuantos años...gracias por recordarme que quizá sea un buen momento para releerlo. A la versión para niños sólo he podido echarle un vistazo por encima en la librería, pero tiene también muy buena pinta.
    A seguir luchando por aportar esas experiencias que despierten sus emociones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén. La versión infantil (o más bien juvenil) parece ser casi igual en contenido pero simplificado, y además ilustrado de una forma bastante desenfadada. A ver si lo termino y escribo también la reseña.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¿Qué tal es el libro? . Es en inglés o español?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos libros, tanto la versión para adultos, como para la de jóvenes están publicados originalmente en inglés pero están también disponibles en español.
      No he terminado todavía ninguno de los dos pero me están encantando. Una lectura muy amena y por otro lado bastante riguroso el contenido.

      Eliminar

Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...