jueves, 5 de junio de 2014

Diseccionando el cuerpo humano

Me ha costado un montón elegir un título para esta entrada porque va sobre un libro con un título desafortunado, y no quería caer en el mismo error. El libro es Cirugía del cerebro para principiantes y está escrito por Steve Parker e ilustrado por David West (menciono al diseñador e ilustrador porque se trata de una obra muy visual). El título creo que es desafortunado y puede conducir a error, sobre todo si no leemos el sobretítulo y subtítulo de la edición española: "Cómo funciona el cuerpo humano" y "Guía para diseccionar tu interior".
Cirugía del cerebro
(y otras partes del cuerpo humano, añado yo)
para principiantes

Porque efectivamente, aunque todo parece indicar que se trata de un libro dedicado enteramente al cerebro humano, lo cierto es que éste es solo el protagonista del primer capítulo (de un total de cinco). Los otros cuatro se dedican a "diseccionar" otras partes del cuerpo y el cerebro se convierte entonces en una mera excusa, como centro de control, para introducir y titular cada nuevo capítulo: el cerebro automático (sobre el sistema respiratorio y circulatorio), el cerebro hambriento (sobre el sistema digestivo), el cerebro vigilante (sobre los órganos de los sentidos), el cerebro controlador (huesos, músculos y piel).

A pesar del título que puede confundir a los posibles lectores, me ha gustado. Porque es entretenido, visual y puede leerse en pequeñas dosis, de un tirón o utilizarse como consulta (aunque sea muy informal, puede dar un buen contrapunto a los contenidos académicos de los libros del texto sobre este mismo tema). Y para los posibles futuros cirujanos, el personaje de Frankie Recambios (un simpático monstruo de Frankenstein desmontable) nos cuenta qué partes del cuerpo son reemplazables mediante una operación de cirugía.

Cirugía del cerebro para principiantes de Steve Parker (escritor) y David West (ilustrador), editado por LIBSA. A partir de 9 años.

Lo mejor: Las ilustraciones y los símiles que utiliza, muy descriptivos y fáciles de entender
Lo peor: está cantado, el título.

jueves, 29 de mayo de 2014

Ciencia y creatividad = ¡Eureka!

Es una muy buena idea que las exposiciones de los museos tengan también su hueco en Internet. Eso nos permite hacer una visita virtual, aunque el museo nos pille lejos. Y también realizar la visita a destiempo, cuando la exposición real ya ha desaparecido. Este es el caso de la exposición que os comento hoy: ¡Eureka! Ciencia y Creatividad, que estuvo "en cartel" hasta junio de 2013 en Domus, uno de los tres Museos Científicos Coruñenses.
¡Eureka! Ciencia y creatividad
Una exposición de Domus

La exposición gira alrededor del mundo de los inventos y es un buen complemento a otra que reseñé anteriormente, Héroes ocultos, del Vitra Design Museum. En esta ocasión no tuve oportunidad de visitarla in situ, pero creo que vale la pena navegar por su web.

De la gran sección Interactivos, lo que más me ha gustado ha sido la línea temporal en la que se marcan grandes hitos de la invención en la historia de la humanidad (Historias innovadoras). Desde la agricultura y la ganadería fechadas en el 8.500 a. C., hasta la Web en 1989. El resto, son distintas propuestas interactivas como los juegos de los Ladrillos de imaginación, La naturaleza inventa (el que más me ha gustado) y la Carrera tecnológica, el test del Pensamiento lateral y el mapa del Mundo creativo.

Además, en Extras podremos escuchar y descargar un audio de la interesante charla de Javier Cudeiro, catedrático del Grupo de Neurociencia y Control motor de la Universidad de la Coruña, sobre cómo funciona nuestro cerebro y su manera de construir la realidad. Y la guía didáctica de la exposición en gallego.

¡Eureka! Ciencia y Creatividad, una exposición virtual del museo Domus.

jueves, 22 de mayo de 2014

La dramática historia de una infección

Mi recomendación de hoy es otro blog, que es en realidad un blog-comic (si se puede llamar así): A Lymph's Life, subtitulado como La dramática historia de un infección. Es un proyecto de Raquel Mejías y Jesús Sánchez, apasionados científicos conocedores del sistema inmune, y que quieren darlo a conocer de una manera muy original y entretenida. A Jesús he tenido el placer de escucharlo dando una charla a un grupo de niños y niñas, y he de decir que es todo un espectáculo. ¡Altamente recomendable!

A Lymph's Life: un blog de Raquel Mejías y Jesús Sánchez
Imagen: A Lymph's Life
Como si de una película de acción (o de guerra como ellos dicen) se tratara, y en cómodos capítulos, nos iremos enterando de cómo nuestro cuerpo es capaz de defenderse del 'enemigo' (es decir, de todo aquello que considera como ajeno).

Por si en algún momento nos perdemos podemos consultar los principales papeles de esta dramática historia (en la sección Dramatis Personae); me encantan las caritas de los niños (o precursores linfoides) y el aspecto marujil de las células madre... El resto de personajes son bastante más bélicos. Y también la Información Básica que incluye un divertido mapa del cuerpo humano.

No quiero desvelaros mucho más, simplemente invitaros a visitar regularmente A Lymph's Life para aprender poco a poco los secretos de la immunología. Y por supuesto, recomendar sus charlas divulgativas.

A Lymph's Life, la dramática historia de una infección. Un blog-comic de Raquel Mejías y Jesús Sánchez



jueves, 15 de mayo de 2014

Piensa un número

Esta sería la traducción de su título original en inglés (Think of a number), un libro escrito por Johnny Ball y publicado en España por SM bajo el título ¡Alucina con las mates!. Y siguiendo con los números, yo diría el refrán "no hay dos sin tres" para añadir este tercer libro a la serie, junto con ¡Alucina con la física! y ¡Alucina con la química! que reseñé anteriormente.

¡Alucina con las mates!
Imagen: Editorial sm
Me ha encantado su arranque: una supuesta reproducción de las páginas de un periódico ficticio en la que han desaparecido completamente los números. Y sí, sorprende y mucho. ¿Cómo sería nuestro mundo actual sin números? Pues imagina el titular deportivo "Equipo de fútbol marca muchísimos goles" acompañado de una imagen de David Beckham vestido con la equipación de Inglaterra. Y el texto de la noticia: "Inglaterra ganó la Copa del Mundo otra vez ayer al derrotar a Brasil por varios goles". ¿Se nota la nacionalidad del autor, verdad? Y entre la columna de resultados encontramos por ejemplo: España (muchos goles) - Italia (no tantos).

Así comienza la primera sección del libro, dedicada a los números, en la que nos enseña por qué contamos en base 10, los números en las civilizaciones antiguas (Babilonia, Egipto, Mayas, Roma, la India), y un capítulo dedicado al cero. En la segunda, llamada trucos matemágicos, Johnny Ball nos habla de los números en la naturaleza, de la proporción áurea, las potencias, el infinito, los números primos, pi, ... A continuación nos cuenta que las matemáticas no son solo números. Son mucho más que eso, y nos presenta en una tercera sección distintas formas geométricas, la simetría y los laberintos. Y para finalizar, en el mundo de las matemáticas, pasea por la probabilidad, el caos, los fractales, la lógica, etc, terminando con una breve reseña de los principales científicos relacionados con las matemáticas.

Todo ello en la línea de los otros títulos de la serie: una cuidada y atractiva edición (con capítulos a doble página), un tono ameno e informal, pero a la vez riguroso, muchos ejemplos prácticos y del día a día. En definitiva, otro libro que recomiendo encarecidamente.

¡Alucina con las mates! de Johnny Ball. Ediciones SM. Para niños a partir de 11 años.

Lo mejor: la visión de las matemáticas más allá de las operaciones numéricas (y el precio, claro)
Lo peor: como el resto de la serie, la portada (aunque la cara del niño pecoso me resulta muy simpática)



viernes, 2 de mayo de 2014

GO-Lab: Creando laboratorios virtuales

Hoy tengo el placer de contar con la colaboración de Javier García Zubía, coordinador de los colegios pilotos en España de GO-Lab, un proyecto que tenía ganas de daros a conocer desde que escribí sobre los laboratorios virtuales en el aula. Así que Javier ha tenido la amabilidad de responder a mis preguntas:

Proyecto GO-Lab
¿Qué es GO-Lab y como surgió? 


GO-Lab es un proyecto europeo del FP7, dentro de Technology Enhanced Learning. Somos 19 socios de varios países europeos (Holanda, Suiza, España, Grecia, ....) y tenemos cuatro años (hasta el 2016) para convencer a la UE que nuestro esfuerzo mejora la formación escolar en ciencia, y que por tanto más y mejores alumnos tienen a la ciencia como meta para su formación y trabajo. GO-Lab es el único proyecto aprobado por la UE dentro de su categoría y se conforma como la unión de tres propuestas: una de carácter psicopedagógico (liderada por Ton de Jong de Holanda), otra de carácter técnico (liderada por Denis Gillet de Suiza) y otra centrada en la comunidad educativa (liderada por Sofoklis Sotiriou de Grecia). GO-Lab es por tanto una elección de la UE y una exigencia de trabajo conjunto a tres grupos que hasta entonces trabajaban por separado. 

¿Cuál es la visión del aprendizaje de las ciencias/tecnología desde la perspectiva GO-Lab?


El subtítulo del proyecto es: Global Online Science Labs for Inquiry Learning at School y por tanto el modelo pedagógico es el aprendizaje por indagación. La idea central es diseñar actividades de aprendizaje centradas en experiencias científicas que sea enriquecedoras. Para ello hay tres pilares: 
  1. el uso de una tecnología innovadora como lo son los laboratorios remotos y virtuales, 
  2. la integración de dichos laboratorios en un entorno pedagógico potente y contrastado y 
  3. el despliegue compartido con escuelas, profesores y actores institucionales. 

El aprendizaje por indagación hace que el alumno descubra por sí mismo -guiado por GO-Lab- los elementos críticos de la ciencia, y que sobre todas las cosas descubra cuál es el método científico y sus características. En el caso de GO-Lab la indagación (inquiry) está apoyada por el concepto de andamiaje (scaffold). Ton de Jong y su grupo son expertos en dotar a la indagación de herramientas software que faciliten el trabajo del alumno y el profesor. Por ejemplo, el alumno dispone de una "ventana" software que le permite establecer hipótesis y de otra que le facilita el diseño del experimento que compruebe dichas hipótesis. De esta forma el alumno (y el profesor) tienen elementos de guía y además les facilitan la documentación y discusión de resultados. 

¿Qué ofrece GO-Lab ya a día de hoy? 


Desde un punto de vista práctico, y para el profesor interesado, en el portal www.golabz.eu está el repositorio de los laboratorios disponibles (remotos o virtuales), de las apps disponibles (hipótesis, diseño, mapas conceptuales, etc.) y de los ILS. Un ILS (Inquiry Learning Space) es la actividad ya lista para ser consumida en el aula por el profesor. Un ILS tiene varias fases: orientación (enmarcan la experiencia), conceptualización (delimita los conceptos y las hipótesis), investigación (usando laboratorios remotos o virtuales comprueban las hipótesis) y conclusión. Las ILS se pueden "consumir" tal y como están, pueden ser modificadas o adaptadas por cada profesor o pueden ser diseñadas en su totalidad por el profesor. Es decir hay tres niveles de implicación por parte del profesorado.  

¿Cómo pueden participar los colegios y qué ventajas tiene participar? 

Ahora mismo en España hay cerca de 150 colegios inscritos en GO-Lab (tienen que ser al menos mil en Europa) y todavía se pueden incorporar más. Te puedes inscribir en el siguiente enlace.  Se solicitan muy pocos datos: nombre, colegio, correo, asignaturas y cursos. Os pedimos que si hay varios profesores interesados de un mismo colegio, entonces deben inscribirse varias veces, una por profesor. Ahora es el mejor momento porque a partir del curso que viene habrá una mayor disponibilidad de ILS. Los colegios inscritos podrán utilizar las ILS diseñadas y/o participar en su diseño. Habrá ILS de física, química, tecnología, principio de Arquímedes, astronomía, etc. A cambio, y como es habitual, los profesores y colegios implicados deberán enviar feedback de la experiencia: cuestionario, resultados, etc. Esta parte será muy simple y básica, ya que de otra forma no es ni útil ni realizable. 

¿Cómo pueden participar los centros de investigación y/o museos y qué ventajas tiene participar?


Los centros de investigación y museos son bien recibidos como facilitadores y promotores de experimentos. En este momento hay tres museos nacionales inscritos. Los museos y los centros de investigación con presencia social suelen tener excelentes relaciones con colegios y profesores y por tanto son parte fundamental en el objetivo de llegar a una comunidad escolar interesada e interesante. Pero por otra parte, y no menos importante, los museos y centros de investigación pueden promover los experimentos a desarrollar o mejor aún incluos pueden albergarlos (museos) o desarrollarlos. GO-Lab es una oportunidad clara de colaboración.

Hay muchas más información en la página de GO-Lab www.go-lab-project.eu. Puedes contactar además con el nodo español golab@deusto.es

jueves, 24 de abril de 2014

¿Quieres trabajar en el futuro en ciencia y tecnología?

¿Por qué casi todos los niños o niñas quieren ser futbolistas, médicos, profes, cantantes, veterinarios, bomberos, bailarinas...? Muy claro, porque es lo que ven y viven a su alrededor, porque saben que son profesiones (que aparecen en los dibujos animados y los libros que leen), en definitiva porque le son familiares además de atractivas para cada uno, claro está.

¿Y qué ocurre cuando crecen, cuando empiezan a mirar el mundo de otra forma y se amplían sus posibilidades? Pues en muchos casos, esas alternativas y referencias ya no son tan claras, y sobre todo son mucho más desconocidas. Precisamente por eso es importante presentar qué alternativas profesionales tienen por delante, y más cuando tienen que empezar a tomas decisiones sobre el futuro de sus estudios.

El siguiente vídeo creado por el proyecto inGenious es una de las herramientas creadas para trabajar en clase con estudiantes de secundaria.



Lo que más me ha gustado del vídeo, no es solo que presente el trabajo en distintas áreas de la ciencia, tecnología y matemáticas (las CTMs), sino que invita a los jóvenes a mejorar el mundo a través de su desarrollo futuro como profesionales.

Y es que, como ya os comentaba en Seis claves para motivar a tus alumnos, presentar la ciencia y la tecnología como actividades humanas inacabadas, en lugar de verdades absolutas inamovibles, puede ayudar a despertar su interés por estas materias. Además del vídeo, inGenious ha desarrollado tres unidades didácticas que giran en torno a él para que puedas utilizarlas en clase.


jueves, 17 de abril de 2014

Los laboratorios virtuales en el aula

Retomo hoy el camino emprendido en dos entradas anteriores (Seis claves para motivar a tus alumnos y Seis webs de recursos educativos sobre ciencia y tecnología), compartiendo con vosotros lo que voy aprendiendo en el curso sobre prácticas innovadoras para la enseñanza atractiva de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, organizado por la European Schoolnet Academy.

Laboratorios virtuales: una realidad disponible hoy
para la clase de ciencias del mañana
Imagen: SynergyNet
En este caso se trata de la posibilidad de utilizar unos recursos ya disponibles denominados laboratorios virtuales, que junto otro tipo de actividades como el acceso a bases de datos científicas o la utilización herramientas de simulación conformarían lo que podríamos denominar la ciencia electrónica (e-science).

Una de las principales méritos de los laboratorios virtuales es que permiten a los alumnos entrar en contacto con la ciencia real y actual, eliminando las posibles barreras físicas (no todos los colegios tienen un centro de investigación cerca) y logísticas (la mayor parte de los colegios no disponen de un laboratorio experimental con los instrumentos y materiales necesarios). Eso sí, es necesario disponer de una tecnología informática mínima en el colegio.

El objetivo es claro: dar un paso más allá en la enseñanza de la ciencia, que en muchos casos se limita a la memorización de conceptos y a la repetición, a modo de receta, de una serie de experimentos sencillos. ¿Cuál sería la visión de la clase de ciencias/tecnología del mañana? Aquella en la que se enseña a pensar como verdaderos científicos, basada en la investigación y en los métodos orientados a la resolución de problemas. 

En el documento 'Formas efectivas de introducir e-Ciencia en las Escuelas. Plan de trabajo y Directrices para el diseño de una cobertura efectiva de actividades educativas' elaborado en el marco del proyecto europeo "Discover the COSMOS" se señalan además las siguientes ventajas de los laboratorios virtuales:

  • Mayor motivación de los alumnos
  • Ampliar las posibilidades de experimentación 
  • Desarrollar de la capacidad crítica
  • Conectar con conceptos subyacentes
  • Comprender la relación existente entra la ciencia y la tecnología

Como ejemplo concreto de laboratorio virtual hemos conocido el Faulkes Telescope Project, que permite a los alumnos europeos manipular remotamente dos telescopios situados en Hawái y Australia (por el uso disponible en el horario escolar). Permite su utilización desde clase durante 30 minutos, debiendo reservarse con antelación. Está disponible de forma gratuita para colegios del Reino Unido e Irlanda. Las condiciones de utilización para colegios de otros países deben consultarse.


Además de la utilización de infraestructuras científicas de manera remota, es posible realizar visitas virtuales a instituciones y laboratorios de investigación. De nuevo, una oportunidad de acercar la actividad científica actual a tus alumnos sin necesidad de abandonar el aula.

jueves, 10 de abril de 2014

Un recorrido práctico por los elementos de la tabla periódica

Una de mis primeras reseñas sobre libros de divulgación para niños fue ¡Alucina con la física! de Richard Hammon, y tenía muchas ganas de hincarle el diente a otro título de la colección: ¡Alucina con la química! de Robert Winston. Ahora por fin he tenido oportunidad de hacerlo.

¡Alucina con la química!
de Robert Winston
Imagen: Editorial sm
Esperaba mucho de él y la primera impresión me dejó algo fría, porque cometí el error de compararlo con el libro de la misma serie dedicado a la física. Mientras que Richard Hammon apela más al mundo de las sensaciones y las emociones para hacernos llegar distintos conceptos físicos, Robert Winston ha optado por atraer a los lectores hacia el mundo de la química presentado sus múltiples aplicaciones. Por eso me pareció más frío, pero no es menos interesante y didáctico.

El libro comienza con un recorrido histórico sobre la química, siguiendo una línea cronológica desde los sabios griegos y sus cuatro elementos hasta los años 40 con Glenn Seaborg. A continuación introduce a doble página la tabla periódica y a partir de entonces recorre más en profundidad un total de 16 elementos químicos. Dedica a cada uno de los "elegidos" una doble página, comentando en algunos casos su descubrimiento, sus propiedades o dónde se encuentran y en casi todos ellos sus principales aplicaciones y usos.

Para romper de vez en cuando este recorrido, e introduciendo varios de los elementos, se detiene a describir distintos aspectos de interés como "Creando los elementos" sobre el origen de los mismos, y "¿De qué está hecho un perro?" o "¿Qué hay en el agua?" para comentar los principales elementos de los seres vivos, y el contenido del agua del grifo o embotellada. En otros describe los principales nutrientes que necesitamos ingerir para vivir, los elementos explosivos o los que podemos encontrar en casa.

Frente a todos estos mini-capítulos, llenos de imágenes ilustrativas y con una edición muy dinámica, finaliza con cuatro menos visuales y centrados en el texto en el que se describen brevemente los elementos agrupados tal y como están en la tabla periódica. Incluye también un glosario final.

Lo recomiendo, al igual que ¡Alucina con la física!. Dos libros para leer o consultar, para ver, pero sobre todo para aprender y disfrutar de dos ciencias que, mal presentadas pueden llegar a ser tediosas y aburridas. Yo diría que imprescindibles en casa y en la biblioteca escolar.

¡Alucina con la química! de Robert Winston. Ediciones SM, 2007. A partir de 11 años

Lo peor: Al igual que su compañero sobre física, la portada, sin lugar a dudas.
Lo mejor: Además del contenido, el precio (5,95 euros). Igual que su "compi", una buena inversión.



jueves, 3 de abril de 2014

Seis webs de recursos educativos sobre ciencia y tecnología

Continuando con mi anterior entrada, Seis claves para motivar a tus alumnos, y como lo prometido es deuda, comparto hoy con vosotros seis recursos educativos sobre ciencia y tecnología en la web. Todos ellos son ejemplos bien distintos de proyectos educativos promovidos por profesionales de la ciencia y la tecnología. Los tres primeros han sido recomendados en el curso en el que estoy participando. Los tres últimos son mis propias recomendaciones.

Recursos educativos en la web:
¡hay material más allá del libro de texto!
1. Scratch
La plataforma, o juego según lo veamos, para aprender a programar Scratch desarrollada en el Massachusetts Institute of Technology, más conocido por MIT. Un ejemplo de la iniciativa de los investigadores y profesores universitarios.

2. Skoool
Las prácticas y recursos de Skoool, una iniciativa de la empresa tecnológica Intel. Skoool tiene una "filial" española en www.skoool.es. Entre las actividades recomendadas, dos pertenecen a proyectos del Reino Unido y están, por tanto, en inglés: Skoool Football y Sensor adventure.

3. Xperimania
Las actividades propuestas sobre los materiales y sus propiedades en Xperimania, un proyecto del Cefic (Consejo Europeo de la Industria Química) que podéis encontrar en varios idiomas, entre ellos, el español.

4. CSIC en la escuela
Como su propio nombre indica, el CSIC en la escuela es una iniciativa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el mayor organismo español dedicado exclusivamente a la investigación, para llevar la ciencia a las aulas. Ha desarrollado la divertida web Kids.CSIC

5. ENCIENDE
Una iniciativa de la Confederación de Sociedades Científicas Españolas, para acercar el mundo de los colegios e institutos y el de los científicos. Puedes encontrar más información en mi anterior reseña Se ofrecen recursos educativos - Razón ...

6. Endesa educa
El proyecto educativo de la multinacional española Endesa,  Endesa educa, trata de acercar el mundo de la energía a los centros escolares y al público en general.

Podréis encontrar más ejemplos en la web multilingüe Ingenious, una iniciativa a nivel europeo para poner en contacto a profesores de enseñanzas pre-universitarias y el sector industrial, y encontrar sinergias para motivar a los niños y jóvenes en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (las llamadas STEM). Podéis realizar una búsqueda de recursos en su sección de Prácticas.


jueves, 27 de marzo de 2014

Seis claves para motivar a tus alumnos

Durante estas semanas estoy participando en un curso titulado Innovative Practices for Engaging STEM Teaching (Prácticas Innovadoras para una Enseñanza Atractiva de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), organizado por la European Schoolnet Academy. Aquí he tenido la oportunidad de "escuchar" la opinión de un gran número de profesores repartidos por toda Europa.

De las opiniones de los tutores del curso y de los profesores asistentes compartidos en el foro del mismo, he elaborado estas seis claves para motivar a los alumnos en las asignaturas que más se relacionan con la ciencia y la tecnología:

1. Descubre, cultiva y comparte tu propia motivación
Si todavía no has descubierto tu pasión por la asignatura que impartes difícilmente vas a poder compartirla con tus alumnos. Indaga sobre tus propias motivaciones y compártelas con ellos. No tengas miedo de adoptar en ciertas ocasiones un tono informal en tus clases, o dedicar algunas a un tema no contemplado en el programa oficial pero que realmente te apasiona. Guarda algo de tiempo a ponerte al día, no te costará tanto hacerlo en áreas que sean de tu interés.

2. Ayuda a tus alumnos a descubrir y desarrollar sus capacidades
Las asignaturas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas son excelentes oportunidades para que los niños y jóvenes experimenten y despierten ciertas habilidades y capacidades. Desarrollar del pensamiento crítico y la creatividad, perder el miedo a hacer y hacerse preguntas, tomar decisiones, dividir un problema grande en tareas más sencillas y abordables, organizar su propio trabajo, establecer objetivos, equivocarse y sacar conclusiones, descubrir sus propias motivaciones.

3. Sé creativo. Presenta tu asignatura de una manera atractiva
La ciencia y la tecnología tratan de la búsqueda de nuevo conocimiento y la resolución de problemas, de hacer las cosas de manera diferente. Imprime ese carácter a tus clases. No tengas miedo de probar e innovar, tus alumnos te lo agradecerán. Sal del corsé del libro de texto y el aula. Haz actividades extra-curriculares, organiza una visita a un museo, al campo. Muestra vídeos, imágenes o trabaja con software educativo o la propia web. Dale a tus alumnos herramientas para explorar el mundo.

4. Haz que los contenidos sean relevantes conectando con el mundo que nos rodea
Procura relacionar los conceptos importantes con situaciones de la vida cotidiana. Propón problemas reales y preguntas que sean relevantes para tus alumnos. Si la pregunta no es relevante, cuenta una historia y los antecedentes necesarios para que así sea. Conecta siempre con algún concepto ya aprendido en clase o con conocimientos generales.

5. Presenta la ciencia y la tecnología como una actividad humana
Además, como una actividad humana inacabada, en la que aún queda mucho por hacer y en la que tus alumnos podrán, si así lo desean, realizar su labor profesional en el futuro. Aquí la interacción con profesionales del sector es muy valiosa. Ésta se puede realizar mediante visitas de los alumnos a centros de investigación o industrias del sector, charlas y ponencias de profesionales en el colegio o instituto, o experiencias de inmersión por un día en el entorno laboral. Las visitas virtuales a las páginas web de empresas o centros están al alcance de todos.

6. Implica a los alumnos en su aprendizaje
Intercala los contenidos teóricos con los prácticos (entre ellos los tan queridos experimentos). Propón trabajos en grupo. Deja que tus alumnos elijan problemas o proyectos y que los desarrollen. Organiza una feria científica en tu centro, o participa en concursos o ferias organizadas a nivel nacional o internacional. Invita a presentar los proyectos de los alumnos en formatos que les divierta, por ejemplo, mediante vídeos.

Todas estas claves parecen muy interesantes, pero ¿cómo llevarlas a la práctica? Espero compartir en próximas entradas con vosotros recursos y herramientas que os ayuden a ponerlas en práctica.

jueves, 20 de marzo de 2014

La ciencia es aburrida...

Uno de mis propósitos en este blog es luchar contra uno de los inmerecidos sambenitos de la ciencia: el aburrimiento. Igual que la comida no engorda (quien engordas eres tú cuando comes), la ciencia no es aburrida, aunque he de admitirlo, puede resultar aburrida. Y es que la experiencia de la ciencia para muchos así lo ha sido.

Una muy breve historia de casi todo
de Bill Bryson. Imagen: Molino
Pero pongamos remedio a la enfermedad y busquemos experiencias que nos hagan cambiar de opinión. Hace unos días os comentaba en Aprender ciencia ¿dónde está la emoción? la anécdota que Bill Bryson, autor del entretenido libro "Una breve historia de casi todo", contaba en su introducción. Os avanzaba que Bill publicó también una versión para el público juvenil de este libro, y que lo reseñaría en breve. 

Pues bien, en mi humilde opinión "Una MUY breve historia de casi todo" es el libro a recomendar sin ninguna duda a todo adolescente que piense que la ciencia es aburrida. Y también, por qué no, a todo adulto que no tenga fuerzas para leer la versión larga de la historia (la historia breve es de 640 páginas y la MUY breve de 176).

El libro es un viaje por el mundo que nos rodea de la mano de las personas que se han propuesto conocerlo y entenderlo: los científicos. La ciencia presentada como lo que es, una actividad humana, con sus interrogantes, sus éxitos y sus fracasos, sus luces y sus sombras. Desde el universo hasta nuestro planeta tierra, desde el átomo hasta nuestro propio cuerpo. Todo ha despertado nuestra sed de saber y nos ha llevado a hacernos muchas preguntas. Algunas de ellas ya tienen respuesta, otras muchas están en revisión o por responder. 

El libro está organizado en capítulos independientes a doble página, que se han agrupado únicamente en la tabla de contenidos en seis bloques: Perdidos en el cosmos; El tamaño de la Tierra; Nace una nueva era; Un planeta peligroso; La vida misma; El camino hacia nosotros. Las ilustraciones de Yuliya Somina y Martin Sanders, y algunas imágenes, acompañan en todo momento al texto, dando sentido a algunos conceptos y subrayando el carácter ameno y emotivo del libro.

¡Un imprescindible de la divulgación!
Una muy breve historia de casi todo, de Bill Bryson. Editorial Molino. Para mayores de 14 años.
Lo peor: el precio (23 €), no es un libro barato (eso sí en edición de tapa dura y a todo color).
Lo mejor: la amenidad y la visión global (en todos los sentidos) de la ciencia que ofrece.


sábado, 15 de marzo de 2014

Un año lleno de ciencia, tecnología e ilusión

Me parece mentira pero así es. Hoy hace un año exactamente que empecé esta aventura que se llama 'La Rueda de los Inventos'. Un año, como digo en el título, cargado de ciencia, tecnología e ilusión. 

El sol se refleja en el Golfo de Méjico y el Océano Atlántico.
Imagen tomada por el Apolo 7 en 1968. Fuente: NASA
Esta rueda, como la tierra alrededor del sol, ha dado ya un giro completo. Y como la tierra alrededor del sol, casi no me he dado cuenta. ¡Y eso que ha recorrido 940 millones de kilómetros! Sí, han pasado las cuatro estaciones, un ciclo en el clima dictado por el distinto grado de inclinación del eje de nuestro planeta, que junto con la órbita en forma elíptica hace que nos encontremos más cerca del sol en el solsticio de verano, y más lejos en el solsticio de invierno.

Hoy no va a ser el momento de hacer recuentos o reseñas de lo ocurrido en el último año. Simplemente un día de celebración por todo lo aprendido junto a vosotros y a las personas que hacen posible que los niños puedan disfrutar a la vez que aprenden sobre la ciencia y la tecnología.


jueves, 13 de marzo de 2014

Antes persona que máquina

Ayer, durante la hora de la comida en el trabajo, hablamos sobre distintos proyectos en los que se desarrollan métodos para hacer creaciones artísticas de una manera automática, es decir, con el ordenador. No tengo claro el valor comunicativo de estas creaciones automáticas, ni si podría llegar a disfrutar de ellas de la misma forma que disfruto, por ejemplo, de la música compuesta y tocada por seres humanos.

Una máquina 'ultra-moderna' da de comer
a Charles Chaplin en una secuencia de su película
Tiempos Modernos
Al hilo de la conversación me gustaría comentaros algunas de las tareas en las que los seres humanos, en general, somos aún mejores que las máquinas. Es el caso de algunas tareas dentro del análisis automático de textos y el procesamiento de imágenes. Aunque los métodos informáticos para estas tareas son cada vez mejores, todavía no han logrado superarnos en todos los casos. Interesante reto para los niños de hoy que quieran dedicarse a la investigación en estas áreas.

La traducción automática de textos es una de las tareas en las que salimos ganando, teniendo en cuenta claro está la capacidad para traducir de las personas que conozcan suficientemente los dos idiomas. En otro caso, las herramientas como el traductor de Google, aunque todavía imperfectas, pueden sacarnos de bastantes apuros a la hora de navegar por Internet. Sin embargo, no me atrevería aún a leer la traducción automática de una novela.

Los programas de reconocimiento automático de caracteres (OCR) han mejorado notablemente en los últimos años, permitiendo llevar a cabo proyectos de digitalización de contenidos (de hemerotecas y bibliotecas) y reconocimiento de matrículas (de utilidad en seguridad de estacionamientos o para infracciones de tráfico). Pero en algunas ocasiones el reconocimiento es todavía complejo y está lejos de estar solucionado como es el reconocimiento de texto manuscrito. 

CAPTCHA en el que pueden verse las letras smwm
Imagen: Wikimedia Commons
Este tipo de tareas aún complejas para los programas se utilizan en algunos casos para distinguir si quien está interaccionando con un ordenador es una persona real o una máquina. Por ejemplo, para asegurarse que quien trata de mandar un comentario a un foro, o enviar un formulario a través de una página web es una persona y no un robot automático se utilizan los CAPTCHA o imágenes que muestran un texto distorsionado. En general a las personas se nos da bien reconocer las letras de estas imágenes, pero a las máquina no. Y digo en general, porque este tipo de pruebas suponen un problema de accesibilidad para las personas con discapacidades visuales (igual que las barreras arquitectónicas en el mundo físico para aquellos que van en silla de ruedas, llevan un cochecito de niño o el carro de la compra).

Las máquinas nos ayudan en muchos aspectos de nuestro trabajo y nuestra vida cotidiana. Pero todavía las personas somos mucho mejores que ellas en algunas tareas. No creo que de momento tengamos que temer ser sustituidos o superados por un robot o un ordenador. Eso sí, conviene saber hasta que punto son capaces de llegar para valernos de ellas.


jueves, 6 de marzo de 2014

Organismos modelo: una 'pasarela' en el laboratorio

¿Qué son los organismos modelo? ¿Por qué son importantes en la ciencia? ¿Quién y cómo decide que un organismo pueda llegar a ser modelo? En biología nos referimos a los seres vivos con el término organismo. A lo largo de la historia algunos de estos organismos han llegado a ser muy importantes para estudiar cómo funcionan los seres vivos, sobre todo a nivel celular y molecular. Mucho de lo que sabemos sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestras células se debe al estudio de estos organismos. Los organismos modelo han sido elegidos, no por ser más favorecidos o glamurosos, sino porque nos permiten estudiarlos en el laboratorio de una manera más sencilla y eficiente.

Este perrito es un ejemplo de 'fashion victim',
pero no es un organismo modelo
Hace ya un par de años, la delegación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en Cataluña, creó una exposición virtual para presentarnos estos organismos modelo. La exposición se llama "Seres modélicos. Entre la naturaleza y el laboratorio". En ella nos presentan siete organismos que han sido, y siguen siendo, pioneros y modelos para crear nuevas técnicas experimentales y para estudiar importantes procesos biológicos (como el desarrollo, la división celular, el metabolismo, ...):
  • Dos microorganismos, tan pequeños que necesitaremos un microscopio para poder verlos: Escherichia coli (una bacteria) y Saccharomyces cerevisiae (la levadura de la cerveza).
  • Un gusano diminuto y transparente (de 1 mm de longitud), Caenorhabditis elegans. 
  • Un planta de unos 25 cm, Arabidopsis thaliana, que no hubiera pasado a la historia ni por la belleza de sus flores, ni por su valor nutritivo.
  • Y tres organismos más conocidos por todos: una pequeña mosca, Drosophila melanogaster (conocida como la mosca del vinagre); un pez, Danio rerio (o pez cebra); y un roedor, Mus musculus (el ratón común).
Para cada uno de estos organismos, la exposición nos da información sobre su naturaleza, la historia que llevó a convertirlos en modelo, cómo y para qué se estudian en el laboratorio, información sobre su genoma y un resumen cronológico. Finalmente podemos ver, en la galería multimedia, una serie de vídeos y de imágenes que muestran cómo son estos seres vivos y los científicos más importantes que los han investigado.

En definitiva, una interesante y completa información de siete de los más importantes organismos modelo, que sin ninguna duda siguen protagonizando los desfiles de los laboratorios. Para todos los públicos. Mi recomendación, como en los ascensores: los niños menores de 14 años deberán ir acompañados.
"Seres modélicos. Entre la naturaleza y el laboratorio", exposición virtual de la delegación del CSIC en Cataluña. Para todos los públicos (menores de 14, mejor acompañados)

jueves, 27 de febrero de 2014

Hermanos famosos en la ciencia y la tecnología

Si preguntásemos hoy en día a los niños cuáles son los hermanos más conocidos que se dedican a inventar, lo más probable que la pareja que ganaría por goleada sería Phineas y Ferb. Si no los conoces, te diré que son dos hermanos (técnicamente medio hermanos) de una serie de dibujos animados de la casa Disney, que cada día idean inventos y experimentos algo alocados, y que les llevan a vivir distintas aventuras.

Phineas y Ferb, hermanos y alocados inventores

También en la ficción, las hermanas gemelas de Johny Test, Susan y Mary, son dos chicas superdotadas que se dedican a la ciencia.

Susan y Mary, gemelas y hermanas de Johny Test
son dos apasionadas científicas

Pero el mundo real nos ha dado también un selecto grupo de hermanos, que más allá de sus juegos compartidos en la infancia, llegaron a trabajar juntos en proyectos científicos y tecnológicos. Algunos son bastante conocidos, otros no tanto.

Los hermanos Montgolfier, Joseph-Michel y Jaques-Etiénne, considerados como los inventores del globo aerostático. En 1783 hicieron la primera demostración pública de su invento en Annonay, Francia.

Joseph-Michel y Jaques-Etiénne Montgolfier,
hermanos e inventores de globo aerostático
Fuente: Wikimedia

Los hermanos de Elhuyar, Fausto y Juan José, nacidos en la Rioja (España) y descubridores en 1783, del elemento químico tungsteno (también conocido como wolframio).

Fausto y Juan José, hermanos riojanos,
descubridores del tungsteno


Los hermanos Lumiére, Auguste y Louis, franceses inventores del cinematógrafo, patentado en 1890.
Augustey Louis Lumiére,
hermanos e inventores del cinematógrafo
Fuente: Wikimedia

Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, americanos, pasaron a la historia por ser pioneros de la aviación, a principios del siglo XX.

Orville y Wilbur Wright,
hermanos y pioneros de la aviación
Fuente: Wikimedia

Y mucho más actuales, los hermanos Rasmussen, Lars y Jens, daneses, que diseñaron y desarrollaron el software que llegó a convertirse en la conocida aplicación Google Maps.

Jens y Lars Rasmussen,
hermanos y desarrolladores del gérmen de Google Maps
Fuente: CNN.com


jueves, 20 de febrero de 2014

MUJA - Museo del Jurásico de Asturias

Vuelvo hoy a los museos de ciencia y tecnología y a la importante labor que realizan para acercar las mismas a todos los públicos, y en especial a los niños. No hará mucha falta insistir para que los niños quieran visitar un museo científico si éste está dedicado a uno de sus temas favoritos: los dinosaurios. Es el caso del Museo del Jurásico de Asturias, también conocido por sus siglas como MUJA.

Museo Jurásico de Asturias (exterior)
Exterior del Museo Jurásico de Asturias (MUJA)
Tuve la oportunidad de visitar el MUJA el año pasado y, como os decía, no es necesario vendérselo mucho al público infantil. El museo está situado en una colina sobre la costa cantábrica, entre las localidades de Lastres y Colunga. El paisaje es precioso y el edificio del museo llama especialmente la atención porque su planta tiene forma de huella de dinosaurio.

Antes de entrar encontramos algunas esculturas de dinosaurios, para entrar en materia. Si visitamos el museo individualmente podemos apuntar a los niños a distintos talleres (según días y horarios determinados, así que mejor consultar la página web para organizarnos). También se realizan visitas para centros escolares.

El recorrido por el interior del museo es muy fácil y cómodo, siguiendo una ruta cronológica desde el Premesozoico, pasando por el Mesozoico (Cretácico, Jurásico y Triásico) y terminando en el Postmesozoico. Las salas son amplias y llaman la atención las grandes "plazas" que se abren al rededor del centro del museo, con monumentales montajes de reproducciones de esqueletos y enormes paneles con ilustraciones que recrean el posible entorno en el que podrían haberse encontrado los dinosaurios.

Museo Jurásico de Asturias (interior)
Interior del Museo Jurásico de Asturias (MUJA)
El conjunto de piezas originales más importante del museo es la colección del Jurásico Asturiano. Estas piezas proceden de la llamada Costa de los Dinosaurios que se extiende desde Gijón hasta Ribadesella, en la que se han encontrando numerosas huellas y restos.

Además del museo, os recomiendo sobre todo el blog del equipo investigador del MUJA, formado por tres geólogos. En él podréis encontrar mucha información sobre su labor científica, novedades del museo y temas generales de interés sobre los dinosaurios.

Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), situado en el concejo de Colunga, Asturias.

jueves, 13 de febrero de 2014

Aprender ciencia - ¿dónde está la emoción?

Bill Bryson es un autor que ha escrito sobre varios temas, entre ellos, la ciencia. Su libro 'Una breve historia de casi todo' ganó el premio Winton en el año 2004, un prestigioso premio que concede anualmente la Royal Society al mejor libro de divulgación científica publicado en inglés. Como suele decirse en estos casos, un libro de éxito tanto de crítica como de público.

Un diagrama mostrando las capas internas de la tierra
Fuente: Wikimedia commons
Tengo pendiente de lectura el libro, y su versión infantil/juvenil 'Una muy breve historia de casi todo'. De momento Bill Bryson me ha enganchado simplemente con su prólogo. En él explica un par de motivos que le llevaron a escribir el libro, uno reciente y otro que se remonta a su infancia. Como podéis imaginarios el que me interesa es el segundo.

Siendo un niño, en primaria, quedó cautivado por una ilustración de su libro de ciencias "un libro de texto corriente de los años 50, un libro maltratado, detestado, un mamotreto deprimente". Sin embargo la ilustración de la tierra, partida para mostrar sus capas internas, le llamó poderosamente la atención. 

Sufrió, quizás, unos instantes iniciales de imaginación desbordada visualizando los estragos que producirían una Tierra mellada de esa manera, y las terribles consecuencias para los supuestos motoristas que se encontraran de sopetón con un precipicio de ese tamaño. Después, comenzó a entender qué se representaba realmente. Y entonces, bingo, la gran pregunta: "¿Y cómo saben eso?".

No se trataba de poner en duda la información que aparecía en la ilustración. Se trataba de un genuino interés en conocer cómo era posible saber eso si nadie había sido capaz de viajar al centro de la tierra. Con esa pregunta y con la motivación de encontrar una respuesta, una vez llegó a su casa, se puso a leer el libro de texto como un loco. Pero como dice Bill "Y ahí está el asunto. No tenía nada de emocionante. [...] Así que me hice mayor convencido de que la ciencia era extraordinariamente aburrida, pero sospechaba que no tenía por qué serlo".

¿Cuántos adultos siguen convencidos de que la ciencia es extraordinariamente aburrida porque su experiencia con la ciencia durante la infancia les llevó a esa conclusión? ¿En qué momento se desilusionaron? ¿Qué gran pregunta, esa que despertó su emoción, se quedó en el tintero? Pero sobre todo ¿tienen los niños de hoy en día medios y acceso a contenidos y experiencias científicas que despierten sus emociones? Espero que aquí encuentres algunos de ellos. 


jueves, 6 de febrero de 2014

¿Cómo abren y cierran las muñecas los ojos?

El interés por la tecnología puede despertarse observando máquinas muy complejas o mecanismos sencillos. Los juguetes más tradicionales, al ser menos sofisticados tecnológicamente, pueden servirnos para explicar conceptos básicos de tecnología. Y además son muy útiles porque los niños están familiarizados con ellos.

Muñeca con ojos cerrados
Muñeca con los ojos cerrados
Imagen:  ilovehdwallpapers.com
Hoy voy a explicaros un mecanismo muy simple, que seguro has visto funcionar centenares de veces, y que como a mí, no te había llamado la atención hasta ahora: los ojos de las muñecas.

¿Alguna vez te has preguntado qué hace posible que las muñecas cierren los ojos cuando las tumbamos y vuelvan a abrirlos al incorporarlas?

El mecanismo tradicional es muy ingenioso ya que lo que consigue es mantener los ojos siempre en la misma posición, independientemente de si la muñeca está en posición horizontal o vertical. 

Mecanismo de los ojos de una muñeca antigua
Imagen adaptada de www.thisolddoll.info
Si tienes una muñeca a mano puedes comprobarlo. Observa su cara manteniéndola vertical: sus ojos te miran. Ahora túmbala: los ojos no se han movido y te siguen mirando, pero tu ya no los ves porque han quedado ocultos tras sus mejillas. Lo que ahora ves son los párpados, que estaban ocultos tras la frente cuando la muñeca estaba en pie.

Esto se consigue con el mecanismo que puedes ver en la foto. Los dos ojos están colocados sobre un mismo eje, al que se fija un contrapeso. La fuerza de la gravedad y el contrapeso hacen que los ojos estén siempre en la misma posición. El eje rota en el interior de una pieza que se fija en la parte interior de la cabeza de la muñeca.

Mucho han evolucionado este tipo de mecanismos, permitiendo también otro tipo de movimientos, hacia los lados por ejemplo. Existen modelos muy sofisticados, utilizados en animatrónica para efectos especiales en el cine o recreación de seres vivos para parques temáticos o exposiciones. En el siguiente video puedes ver una explicación en inglés de esta tecnología más avanzada.



jueves, 30 de enero de 2014

Manualidades y experimentos

Algunos libros te entran directamente por los ojos. Supongo que será reflejo del buen trabajo de quien haya diseñado la edición y más en concreto su portada. Algunos, una vez digeridos, defraudan. Otros sin embargo son capaces de mantener la buena impresión hasta el final de sus páginas.

Nos divertimos con la ciencia
¡Nos divertimos con la ciencia!
De Ángels Navarro e ilustraciones de Anna Mongay
El libro que os recomiendo hoy tiene una portada maravillosa, al menos a mí me lo parece. Y dentro, desde el punto de vista visual, no defrauda en ningún momento. Es un libro para regalar y quedar bien, seguro. Como nos prometen, contiene 28 sencillos experimentos para cuya realización necesitamos material que probablemente tengamos en casa (o que podemos encontrar fácilmente en la papelería).

Veremos en cada experimento una relación del material a utilizar, cómo realizarlo y un párrafo sencillo que nos responde a la pregunta ¿Qué observamos? (para guiarnos por si no está claro). Al final del libro, en un sobre encontraremos una ficha para cada experimento con una explicación algo superficial (a mi modo de ver) del fenómeno científico que se trata de ilustrar.

Lo que más me ha gustado, a parte del aspecto visual del libro, es la manera de conjugar manualidades con experimentos. Por eso recomiendo el libro, para trabajar la ciencia con niños pequeños (de 4 a 6 años). Estarán muy entretenidos recortando, pintando, pegando, en definitiva trabajando su motricidad y creatividad y sin darse cuenta empezarán a escuchar y entender conceptos físicos como el sonido, la óptica, la resistencia de los materiales, la fuerza, el equilibrio, el movimiento, la energía, etc.

¡Nos divertimos con la ciencia! de Àngels Navarro e ilustraciones de Anna Mongay. Combel Editorial.

Lo peor: las fichas explicativas son algo pobres. Esperaba encontrar más contenido científico

Lo mejor: la combinación manualidades-experimentos, además de la edición y las ilustraciones


jueves, 23 de enero de 2014

Experimentos para los más pequeños

Una de las oportunidades que me está brindado este blog es el de conocer a gente comprometida con la divulgación de la ciencia a los niños, desde perspectivas muy diferentes. A través de La Rueda de los Inventos conocí a Belén Sánchez, volcada en la tarea de recopilar y ofrecer experimentos para realizar con los más pequeños (niños de 0 a 12 años, pero especialmente aquellos que cursan infantil y primaria).

Belén ha tenido la amabilidad de responder a una serie de preguntas sobre su proyecto: un blog que se llama experCiencia.

experCiencia
Imagen: www.experciencia.com
¿Cómo y cuándo surge experCiencia?

BS: Durante mucho tiempo pensé en cómo organizar actividades para fomentar el interés por la ciencia entre los más pequeños. De dónde surgió esa idea, no estoy segura... me entusiasma la ciencia, me apasiona la educación. Pero aunque estudié C.C. Físicas, profesionalmente ni me dedicaba a la investigación ni a la docencia. Así que durante un tiempo hablé con científicos y profesores, busqué información en la red. Allí encontré muchos recursos, experimentos y actividades científicas, pero muy pocas dirigidas a alumnos de infantil o primaria. Y ninguna en castellano. Así que decidí crear yo una. Dejé temporalmente mi trabajo después del nacimiento de mi primer hijo y aproveché ese tiempo para dar forma a mi proyecto: comencé a realizar estas actividades con mis hijos. Después surgió la oportunidad de llevar los talleres de ciencias a las escuelas. Así que de todas estas actividades ha ido creciendo y alimentándose el blog.

¿A quién está dirigido experCiencia y cuál es el público que os sigue habitualmente? 

BS: Los experimentos están dirigidos a niños y niñas entre 3 y 12 años (básicamente cubre las etapas de educación infantil y primaria) aunque en algunas ocasiones hemos hablado también de actividades para niños menores de 3 años. El público que nos sigue son mayoritariamente madres que buscan actividades para sus hijos/as (padres, alguno habrá pero son minoritarios o al menos no se "manifiestan" como las madres :-) Y también maestros de infantil y primaria que buscan actividades para sus clases. 

¿Por qué centrarse en los experimentos? 

BS: Porque es lo que les entusiasma a los niños y lo que debemos potenciar: experimentar, explorar, tocar la ciencia, vivirla y creo que es lo que les hemos robado en las aulas. Porque les enseñamos ciencias con libros, con vídeos, con juegos interactivos y nos hemos olvidado de la experimentación. Porque los padres y profesores necesitan recursos para trabajar la ciencia desde una perspectiva más práctica. 

Veo que toda la información está disponible en español y en inglés. ¿Por qué? ¿En qué idioma se accede más? 

BS: Principalmente para llegar a un público más amplio. En español, aparte del motivo obvio de que es mi idioma, como decía antes se corresponde con la intención original del blog: mejorar la oferta de actividades científicas para niños en español. En inglés, porque muchas actividades están inspiradas en otras páginas y blogs en inglés, porque participo en foros internacionales donde el inglés es el idioma habitual y publicando en inglés me siento más parte de esa comunidad. Indudablemente, en inglés la oferta es muchísimo más amplia, por lo que es mucho más difícil captar al lector de habla inglesa y la mayoría de nuestros lectores nos sigue en español. Y muchísimos desde hispanoamérica donde he descubierto también un gran interés por este tipo de actividades. 

Acabas de sacar un ebook titulado "¡Menudos científicos!, volumen 1". ¿Qué podemos encontrar en el libro?

BS: Nos encontramos con que mucha gente nos pedía disponer de las actividades del blog, pero en un formato tipo fichas para poder imprimirlo y utilizarlo con los alumnos en la escuela, para presentarlo en una feria de ciencias... Así que básicamente encontraremos el mismo tipo de actividades que aparecen en el blog, pero en un formato un poco diferente: con lista de materiales, procedimiento del experimento, base científica y recursos para ampliar la información sobre el tema que tratamos. Para este primer libro hemos seleccionado una serie de actividades y experimentos muy sencillos en cuanto a los materiales utilizados: puedes darte un paseo por la cocina o el baño de casa y recopilar en un momento todo el material que necesitas para ponerte manos a la obra. 

¿Qué es lo que destacarías de la forma en que los niños aprenden y se acercan a la ciencia? 

BS: Muchos tienen la imagen de que la ciencia es cosa de científicos locos, de tipos raros haciendo mezclas explosivas. La forma en que se les ha presentado la ciencia, sobre todo en la televisión, influye negativamente en su percepción de la ciencia y hace que la vean como algo lejano a ellos o complicado y se acerquen a la ciencia con temor. Sin embargo si les dejas libertad para explorar y para experimentar, se muestra su curiosidad natural. Son capaces de realizar observaciones increíbles, llegar a conclusiones interesantísimas y disfrutan con cada uno de sus descubrimientos. Entonces ya no paran de hacerte preguntas y de querer saber más.

experCiencia, un proyecto de Belén Sánchez. Experimentos para niños de 0 a 12 años.
Los experimentos de experCiencia están además convenientemente clasificados por edad, por temática y por el tipo de material que necesitarás. Creo que ya no hay excusa para realizar divertidos, sencillos y educativos experimentos en casa o en clase. ¡Gracias Belén por tu estupendo trabajo y por hacerlo accesible a todos!


jueves, 16 de enero de 2014

Ciencia, hábitos saludables y solidaridad

Sí, sí, todo en uno. ¿Cómo es posible? Pues a través de un proyecto educativo de colaboración de Consuelo Giménez Pardo, profesora de la Universidad de Alcalá y sus alumnos con el programa Ahora Toca... de la ONG Ayuda en Acción. ¿El resultado? Diez estupendos cuentos para enseñar a los más pequeños buenos hábitos de higiene, parasitología y concienciarnos a todos de las infecciones que padecen muchos niños en países donde es difícil el acceso al agua potable o donde existen condiciones sanitarias deficientes.

Cuentos de parásitos que viven del cuento.
En la portada Doctor Man luchando contra Ascaris
Imagen: Programa educativo de Ayuda en Acción
Los cuentos están editados y disponibles de manera gratuita en Internet. Van acompañados de ilustraciones realizadas también por los autores y por una sección titulada "¿Sabes que...?" en la que se dan detalles de los parásitos en cuestión.

Desde los parásitos más pequeños (como la ameba Entamoeba hystolitica, o las giardias), pasando por varios gusanos (como las tenias, los oxiuros o los ascaris), algunos parásitos típicos de las mascotas (pulga, garrapata), hasta los más conocidos como los piojos y las chinches. Todos harán de las suyas, haciendo que algún niño o niña caiga enfermo. 

Pero no os preocupéis, todos terminan bien y enseñándonos la forma de evitar que no nos pase como a ellos (con pequeños consejos pareados, para recordarlos mejor). Si no consigues que tus hijos/alumnos se laven las manos antes de comer, léeles un par de cuentos, seguro que no se les olvidará en la vida.
Cuentos de parásitos que viven del cuento. Varios autores (alumnos de Parasitología Sanitaria, en la Universidad de Alcalá de Henares). Coordinado por Consuelo Giménez Pardo. Editado por Ayuda en Acción.

Espero Consuelo que en los próximos cursos tengamos la posibilidad de seguir otros proyectos educativos y divulgativos tan interesantes como este. ¡Gracias!

jueves, 9 de enero de 2014

Los tónicos de la voluntad: 6 ingredientes para la buena ciencia

En estos inicios de año, cuando nos prodigamos en buenos deseos y hacemos nuestra lista de propósitos, he de confesaros que de éstos últimos ni me he acordado. Dejar de fumar, apuntarnos a un gimnasio, comer más sano... ¿Te has propuesto alguno de ellos?

Reglas y consejos sobre la investigación científica
Reglas y consejos sobre
la investigación científica
Imagen: Casa del Libro.
Sin embargo hoy me he acordado del insigne Santiago Ramón y Cajal, y de su libro "Reglas y consejos sobre investigación científica" que leí hace algún tiempo (y que se encuentra accesible en su totalidad en el Centro Virtual Cervantes). Tenía ganas de comentar alguno de sus consejos  y me ha parecido que hablar sobre "Los tónicos de la voluntad" (así se subtitula el libro) podría ser de lo más conveniente en esta época del año.

Cuenta Ramón y Cajal, en el prólogo de la segunda edición, que algunos de sus lectores le habían criticado (de forma constructiva) porque daba "demasiada importancia a la disciplina de la voluntad y poca a las aptitudes excepcionales concurrentes en los grandes investigadores". Y aclara que su impresión es que la mayoría de los sabios ilustres "pertenece a la categoría de las inteligencias regulares, pero disciplinadas, muy cultivadas y movidas por avidez insaciable de celebridad". Es una gran alegría para todos los que poseemos inteligencias regulares y nos dedicamos a la ciencia.

En el capítulo V (Las enfermedades de la voluntad) nos ofrece seis tipologías de científicos aquejados por una enfermedad de la voluntad. Estas "especies enfermas" debían ser muy abundantes en la fauna ibérica de la ciencia por aquel entonces. Os recomiendo la lectura pausada y completa de todo el capítulo, no tiene desperdicio. En cualquier caso, enumero las seis especies enfermas y algunos de sus síntomas:

  1. Contempladores: síntomas "amor a la contemplación de la Naturaleza, pero solo en sus manifestaciones estéticas".
  2. Bibliófilos y políglotas: síntomas "tendencias enciclopédicas; dominio de muchos idiomas, algunos totalmente inútiles". 
  3. Megalófilos: síntomas "como si confiaran en el milagro, desean estrenarse con hazaña prodigiosa". 
  4. Organófilos: síntomas "culto fetichista hacia los instrumentos de observación".
  5. Descentrados: síntomas "parecen ocupar un puesto no para desempeñarlo, sino para cobrarlo y tener de paso el gusto de excluir a los aptos".
  6. Teorizantes: síntomas "pretenden ver en grande y viven en las nubes".
Lamentablemente estas enfermedades no están totalmente erradicadas, ni son exclusivas del científico español. Y me ha parecido, puede que esté totalmente equivocada, que no sólo las padecemos al investigar, sino que en algunos casos pueden alcanzarnos cuando hacemos divulgación afectando a la manera en que acercamos la ciencia a los no científicos.

Así que nadie está libre de pillar inesperadamente un pequeño brote de alguna de ellas. Yo al menos he reconocido algunos momentos en que me han atacado. Pero como quiero comenzar el año positiva me gustaría dar la vuelta a la tortilla y convertir las seis enfermedades en ingredientes para hacer o divulgar bien ciencia. Porque en ciencia hay que tener un poco de cada una de estas enfermedades, eso sí en su justa medida.

Mi receta del tónico para luchar contra las enfermedades de la voluntad:

  • Una cucharadita de admiración por los fenómenos a estudiar. Suficiente para despertar el apetito. No abusar en demasía ni quedarse solo en ello (especialmente cuando divulguemos).
  • Dos tazas colmadas de amor por los libros y artículos. Mezclar bien con otra taza de inglés (hoy en día, con este idioma es necesario y suficiente).
  • Rehogar regularmente con una gran meta. Sobre todo cuando el tónico vaya perdiendo sabor (que los árboles no nos impidan ver el bosque).
  • Trabajar siempre que sea posible con ingredientes e instrumentos de buena calidad. Conocerlos bien, hasta el punto de saber cuánto pueden dar de sí.
  • Especializarse en algún plato ("laborar hondo y bien" como diría Don Santiago), pero estando al día de lo que se cuece en las cocinas cercanas. No se puede vivir al margen de lo que cocinan los colegas.
  • Trabajar con un plato en mente, evitando todo cacharreo errático.

Estad atentos, y si descubrís algún pequeño síntoma que empieza a aquejaros, dad una sacudida a vuestra voluntad para erradicar la enfermedad.  Al fin y al cabo, en el término medio está la virtud. 

Esta entrada participa en:



Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...