miércoles, 26 de junio de 2013

De mayor quiero ser: científica

Muchas veces he envidiado (de una manera sana) a aquellas personas que tienen muy claro desde niños a qué se quieren dedicar en la vida. Será por desconocimiento, pero me parece que de alguna forma su vida es más sencilla... La vocación científica, sí digo bien vocación, puede tardar en aparecer, pero en algunos casos, "envidiables" como digo, la certeza de saber que eso es lo que quieres hacer puede ser temprana.

Es el caso de Dorothy Crowfoot Hodgkin, química y una de las cuatro únicas mujeres galardonadas con el Nobel de química hasta la fecha. Las otras tres Marie Curie (1911), su hija Irène Juliot-Curie (1935), y recientemente Ada E. Yonath (2009).

Dorothy Crowfoot Hodgkin
Foto: NobelPrize.org
En una deliciosa entrevista recogida en el libro "The Faber book of science", Dorothy recuerda sus primeros encuentros con la ciencia siendo una niña en forma de lecturas y aficiones. Con tan sólo 10 años comienza a hacer sus propios experimentos creciendo cristales de sulfato de cobre y aluminio, después de leer un librito de introducción a la química. Posteriormente, con 13 años, conoce a algunos geólogos y químicos amigos de la familia que trabajan en los laboratorios Wellcome de medicina tropical, en Jartún (Sudán) ciudad en la que trabajan sus padres. Con ellos aprende a analizar minerales con ayuda de un pequeño kit de análisis que le regalan.

Cuenta con el apoyo de sus padres, especialmente de su madre que la alienta en su interés por la química y la cristalografía. Su madre le hace un regalo muy especial: los libros que contienen las conferencias navideñas para niños que W.H. Bragg dio en la Royal Institution. En 1964, cuando Dorothy recibe el premio Nobel abrirá su discurso con las palabras de Bragg en uno de estos libros ("Sobre la naturaleza de las cosas"):

"En términos generales, el descubrimiento de los rayos X ha aumentado nuestra agudeza visual por diez mil y ahora podemos 'ver' los átomos individuales y las moléculas".
"Y entonces decidí realmente que eso era a lo que me dedicaría" - afirma Dorothy en su entrevista. Efectivamente, dedicó su vida profesional a resolver la estructura de sustancias bioquímicas importantes para la vida y para la salud como la penicilina, la vitamina B12 y la insulina. Para ello utilizó la entonces incipiente técnica de la difracción (o cristalografía) de rayos X. En aquellos años interpretar un patrón de difracción de un cristal no era sencillo ya que no se habían desarrollado todavía los métodos experimentales y tecnologías  computacionales que hoy permiten resolver la estructura de moléculas más complejas.

Dorothy Hodgkin se declaró abiertamente experimentalista: "Pienso con mis manos. Sencillamente me gusta la manipulación". Quizá por eso Henry Moore posó su mirada de artista en esas manos pensantes y deformadas por la artritis desde una edad temprana, inmortalizándolas en una serie de bellos dibujos (Hands of Dorothy Crowfoot Hodgkin, Tate Gallery).

Nota: Esta entrada ha participado en el XXVI Carnaval de la Química, organizado por el Cuaderno de Calpurnia Tate.

miércoles, 19 de junio de 2013

La nariz de Darwin

Permitidme la frivolidad de titular y empezar esta entrada hablando de la nariz de Charles Darwin. Yo nunca me había fijado en ella hasta que leí El viaje de la evolución, escrito por Vicente Muñoz Puelles. Es una biografía novelada de Darwin que se centra, si exceptuamos el primer y último capítulo, en el viaje que realizó en el Beagle. Se trata de una propuesta que complementa a "El árbol de la vida", libro que os recomendaba recientemente.

El viaje de la evolución
Anaya infantil y juvenil
La anécdota de la nariz me sirve para ilustrar el tipo de licencias que se permite el autor del libro al relatar la vida de Darwin. En un momento del viaje a bordo del Beagle, el capitán del barco Robert Fitzroy confiesa a Darwin que estuvo a punto de no admiterle a bordo del bergantín por su nariz. Había juzgado erróneamente la capacidad de Darwin para resistir un viaje al rededor del mundo por la forma (de cebolleta como Fitzroy dice) de la misma. Supongo que se trata de una licencia narrativa, aunque no sería sorprendente que efectivamente el capitán creyera en la fisiognomía o la frenología, pseudociencias muy de moda en aquella época.

El autor nos relata cómo el joven Darwin pasó de coleccionar todo tipo de tesoros que él mismo recogía (piedras, plumas, flores, insectos) y observarlos detenidamente cuando llegaba a su casa, a viajar por todo el mundo, conociendo de primera mano especies de animales muy diferentes y otros pueblos y culturas. Sin una vocación clara para la medicina y la teología (estudios que comenzó y finalizó respectivamente) fue interesándose más y más por el estudio de la naturaleza (tanto de la biología como de la geología).

Su puesto como naturalista voluntario en la expedición del Beagle para cartografiar las costas de América del sur cambió totalmente el rumbo de su vida. Su tarea era observar, anotar y recoger muestras biológicas y geológicas llevándolas de vuelta a Inglaterra para que fueran estudiadas por científicos expertos.
Retrato de Charles Darwin
Retrato de Charles Darwin.
Imagen: Wikimedia Commons

La narración de Vicente Muñoz Puelles incluye también reflexiones de carácter científico, de tal forma que el libro no se queda en una mera novela de aventuras.

La editorial además nos ofrece un cuaderno de actividades sobre la lectura. Ideal para realizar en clase. Lectura recomendada para niños a partir de 12 años.
El viaje de la evolución (El joven Darwin), de Vicente Muñoz Puelles. Anaya.

Lo peor: La biografía novelada puede confundir al lector al mezclar realidad y ficción.

Lo mejor: Las "aventuras" de Darwin durante su viaje pueden resultar atractivas a un público más amplio.


miércoles, 12 de junio de 2013

La vida que llevamos dentro

Aprovecho la celebración del ciclo "El árbol de la vida" (Ciclo Científicos en la Feria), en la Feria del Libro de Madrid, para reseñar el libro de un colega, ex-compañero de laboratorio y amigo: La vida que llevamos dentro, de Federico Abascal

La vida que llevamos dentro (portada)
La vida que llevamos dentro.
Imagen: Editorial Hélice
Federico hablará de su libro con jóvenes estudiantes de bachillerato el próximo viernes 14 de Junio, a las 10.30 h., en el pabellón de actividades del Banco Sabadell (Puerta de Granada del Retiro en la Avda. Menendez Pelayo).

¿Qué puede aportar un libro como éste a estudiantes de bachillerato? Pues sencillamente una visión cercana, concisa y actual de la biología molecular y celular.  La vida que llevamos dentro navega por las moléculas, las células y los organismos, integrando la información que en los libros de texto suele aparecer encorsetada en distintos temas y que, por su tratamiento en detalle, pueden llegar a parecer inconexos.

Los formalismos académicos quedan totalmente al margen en este libro. Me comenta Federico que mientras escribía pensaba en su hermana ("ella es de letras" aclara), y en las explicaciones sobre biología que le daba mientras estudiaba la carrera. El objetivo del autor no es por tanto demostrar cuánto sabe del tema (que sabe por cierto), sino contagiar al lector su entusiasmo por la biología. Por tanto es un complemento excelente para los alumnos que estudian esta materia, y una oportunidad de saber algo más para aquellos que no estudien ciencias.

Tras introducir cada nuevo concepto el texto fluye para explicar, ejemplificar y llevarnos de vuelta al mundo real, al que conocemos. Por ejemplo, después de hablar sobre el sistema nervioso y las neuronas nos devuelve a la imagen del bebé que tras muchos intentos consigue por fin agarrarse el pie. Así no perdemos de vista que toda la biología molecular trata de eso, de entender cómo somos.
La vida que llevamos dentro (Genes, células, historia y más), de Federico Abascal. Editorial Hélice.
Espero que vuestros hijos y/o alumnos disfruten de este libro como yo lo he hecho.

Y desde aquí mi enhorabuena a Federico: ¡eres un científico valiente!

viernes, 7 de junio de 2013

Experimentos caseros en FQ Experimentos

Hace algo más de cinco años y medio Manuel Díaz Escalera, físico y profe de Física y Química en un cole de Sevilla se lanzó a la blogosfera creando FQ experimentos. Su propuesta: recopilar y compartir experimentos caseros

FQ Experimento casero: Carrera de latas
Experimento 1: Carrera de latas.
Imagen: FQ Experimentos
En su primer experimento Manuel nos proponía hacer una "Carrera de latas" con materiales que podemos tener en casa: un globo y una lata de refresco. Desde este primer experimento hasta el último publicado ha conseguido la friolera de más de 6,3 millones de páginas vistas y 37 millones de reproducciones acumuladas en YouTube

Para conocer más sobre este proyecto me puse en contacto con Manuel, que ha tenido la amabilidad de responder mis preguntas:

Mónica: ¿Cómo nace la idea de FQ Experimentos, cómo se te ocurrió?

Manuel: Creo que los experimentos realizados con materiales corrientes pueden mejorar la enseñanza de las ciencias. Ante la necesidad de contar con una buena colección de experimentos de diversos temas decido crear, en octubre de 2007, un blog donde recopilar experimentos que yo mismo me encargo de realizar. Al principio incluía algunas fotos pero pronto me animé a grabar vídeos.

Mónica: ¿Qué aporta un experimento casero a la enseñanza de la física y la química?

Manuel:
  • Los experimentos caseros permiten introducir una lección, completar las explicaciones del profesor o profundizar en algún tema.
  • No supone un trabajo extra para los profesores. Son los propios alumnos los que preparan el experimento en casa y traen el material al aula.
  • A diferencia de lo que sucede con las prácticas de laboratorio, el alumno interesado puede continuar aprendiendo en casa.
  • El experimento puede integrarse perfectamente en el ritmo normal de la clase. En la mayoría de los casos el alumno necesita poco tiempo para realizar el experimento y no se necesita preparación previa.
  • Trabajando en el aula con experimentos caseros los alumnos se convierten en los protagonistas absolutos del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Mónica: ¿Cuál crees que ha sido el éxito de tu blog?

Manuel: Sin duda la constancia. Procuro subir un nuevo experimento cada semana y me preocupo por incorporar al blog experimentos de diversos temas.

FQ Experimentosblog y canal en YouTube por Manuel Díaz Escalera
En Internet el vídeo es el rey, y Manuel ha sabido aunar el atractivo de los experimentos caseros con la pasión de los jóvenes por navegar por la red para enseñarles todo tipo de conceptos y leyes de la física y la química. Y lo que es más, lo comparte con todos nosotros. ¡Gracias Manuel!


martes, 4 de junio de 2013

Un paseo por el espacio

¿Quién no ha soñado de niño con la posibilidad de conocer el espacio exterior? Yo, no lo negaré, también tuve mi etapa de querer ser astronauta de mayor. Todavía me acuerdo de las retransmisiones en televisión de los lanzamientos desde Cabo Cañaveral y se me pone la carne de gallina. Sería la primera mujer, española y miope en viajar al espacio, ¿por qué no?. Valentina Tereshkova ya lo había conseguido en 1963, Pedro Duque lo haría en 1998 y acabo de comprobar que recientemente la NASA admite operados de miopía...

Un paseo por el espacio
Bepi y Bepo nos acompañan a dar
Un paseo por el espacio.
Imagen: www.unpaseoporelespacio.org
Más allá del sueño un tanto romántico de intentar alcanzar las estrellas, o del afán de poder de las naciones conquistando el universo, el sueño espacial es un ejemplo claro entre las relación tan estrecha que hay entre la ciencia y la tecnología. Y además es un tema que atrae mucho a los niños. Por eso os comento hoy este libro Un paseo por el espacio, creado por la comisión proespacio de TEDAE (Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio). Escrito por expertos en la materia, el rigor está asegurado (aprendemos por ejemplo qué es la carga útil de un vehículo espacial, o jerga como el segmento terreno).

El libro está editado, de forma gratuita en Internet. Puedes verlo de forma interactiva o descargártelo en formato PDF. Y para los interesados en aprender ciencia y tecnología en inglés, también esta disponible.

Aunque los dibujos de Bepi y Bepo pueden hacernos pensar que se trata de un paseo por el espacio para los más pequeños no es así. El texto del libro es bastante completo y para su comprensión es necesario tener ciertos conocimientos básicos. Yo diría que es adecuado para niños a partir de los 12-14 años.

El prólogo está escrito por Pedro Duque, conciso y directo. El libro está organizado en siete capítulos que tratan de responder las siete preguntas qué, cómo, dónde, por qué, quién, cuánto y cuándo de la astronáutica. En sus más de cien páginas nos presenta la tecnología que hace posible explorar el espacio, sus aplicaciones en ciencia, en las telecomunicaciones, la metereología y los sistemas de navegación (como el GPS o el futuro sistema europeo Galileo).

Uno de los aspectos que más me han gustado del libro es que acerca la aventura espacial de una manera muy realista y cercana a los niños, con muchas referencias locales tanto europeas como españolas. He contado 19 logotipos de empresas, más la colaboración de la agencia espacial europea. Ellos mismos lo expresan así:
"La edición de este libro ha sido posible gracias a la motivación y el esfuerzo de la industria espacial española".
Entre las referencias locales están por ejemplo las estaciones de seguimiento y control: Robledo de Chavela (Madrid) de la NASA, Cebreros (Ávila) de la ESA y las antenas españolas de Villafranca del Castillo (Madrid) y Maspalomas (Gran Canaria). Y los operadores de satélites de comunicaciones Hispasat e Hisdesat. El capítulo 7 (¿Cuándo?) hace un recorrido por los principales hitos españoles en materia espacial.

Un paseo por el espacio, creado por la comisión proespacio de TEDAE


Además encontrarás una plantilla para recortar y construir un vehículo espacial, el ATV (vehículo de transferencia) de la Agencia Espacial Europea. Una actividad manual apta para niños más pequeños, que podrán hacer en casa o en el cole. El ATV está de rabiosa actualidad, ya que mañana día 5 de junio está previsto el lanzamiento del ATV-4 (bautizado como Albert Einstein), con destino la Estación Espacial Internacional.


Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...