martes, 30 de abril de 2013

Atlas básico de tecnología

Recuerdo con mucho cariño un volumen de una enciclopedia titulado Dime cómo funciona. La enciclopedia en cuestión se llamaba Enciclopedia básica y estaba editada por Argos (veo ahora que la edición que tengo es la séptima, del año 1975). Con el paso del tiempo y gracias a Internet compruebo que no soy la única en tener gratos recuerdos de estos libros (podéis leer esta entrada nostálgica con la que me identifico plenamente).

Tengo la suerte de guardar los diez tomos, y los estoy redescubriendo con nuevos ojos. Pero mi preferido sigue siendo Dime cómo funciona. En él se nos presenta brevemente el funcionamiento de muchos inventos y máquinas: desde el entorno doméstico, los vehículos, instrumentos científicos, etc. El texto viene acompañado de una fotografía o, mis preferidos, un esquema del aparato en cuestión.

Atlas básico de tecnología.
Néstor Navarrete. Parramón Ediciones
Ahora me he topado con un libro que me recuerda bastante a mi querido Dime cómo funciona. Se titula "Atlas básico de tecnología" y está escrito por Néstor Navarrete. Es una enciclopedia concisa que recorre las máquinas, procesos y distintos instrumentos tecnológicos que sustentan nuestra sociedad actual: desde las máquinas simples y herramientas más sencillas (como la polea, o el martillo), hasta los sistemas informáticos, pasando por las distintas fuentes de energía y su distribución.

Como dice Navarrete en la introducción del libro
 "el ser humano no es el único animal capaz de modificar objetos naturales [..] para convertirlos en instrumentos útiles [...], pero su habilidad para hacerlo sobrepasa enormemente la de cualquier otra especie".
En sólo 96 páginas podemos hacer que los niños descubran a través de breves textos descriptivos y didácticos, así como atractivas imágenes y esquemas el amplio abanico de soluciones tecnológicas que el hombre ha sido capaz de desarrollar. Ideal para tener una visión general de la tecnología y despertar la curiosidad.  Curiosidad, no sólo de ser capaces de utilizar sofisticados aparatos (todos sabemos el gusto de los niños y jóvenes hacia los teléfonos inteligentes, o los videojuegos), sino de preguntarse cómo funcionan.

Atlas básico de tecnología, de Néstor Navarrete. Parramón Ediciones.

Soy incapaz de medir exactamente cuál fue la influencia del tomo Dime cómo funciona en mi vocación hacia la ingeniería, pero tal y como recuerdo mi tiempo hojeando y leyendo el libro me atrevería a decir que mucha. Y ahora me dedico a estudar cómo funcionan los organismos vivos, pero esa es otra historia...

viernes, 26 de abril de 2013

Punset responde a los niños ¿siempre?

He entrado muy ilusionada a la página web del programa Redes, que se emite en Radiotelevisión Española para ver los vídeos de la sección Pregúntale a Punset. Como se nos anuncia en la web, en esta sección "Eduardo Punset responde a las preguntas planteadas por los jóvenes y los niños".

En este vídeo Punset responde a la pregunta que le hacen un niño y una niña: ¿Por qué me olvido de las cosas?



Después de ver el vídeo me da la impresión de que a Punset se le olvidó quién le hizo la pregunta, la verdad. Es cierto que ha respondido a la pregunta planteada por los niños, pero parece que no les responde a ellos, sino a un público más adulto. Si no tienes tiempo de verlo, aquí está la transcripción de un pequeño fragmento vídeo (ver tiempo 0:57):
"[...] Borrar recuerdos competitivos en el día nos confiere mayor capacidad cognitiva para preservar justamente aquellos datos importantes [...]"
Quizá he tenido mala pata y he escogido un día poco afortunado. Veamos este otro. Aquí la pregunta es ¿Quién inventó los números?


En este caso, una respuesta mucho más asequible y acorde con la edad de las dos chicas que preguntaron. Si estás interesado, puedes ver más preguntas y respuestas aquí.

Y yo me pregunto: ¿grabará antes Punset la respuesta, sin saber quién se la hará finalmente en el vídeo? ¿Se trata simplemente de un problema de montaje?

Redes es un programa de divulgación que va dirigido a un público adulto. Sin embargo, Eduard Punset no es un desconocido para los jóvenes españoles. De hecho su nombre es el tercero nombrado con mayor frecuencia entre los científicos españoles (13,5%) cuando los estudiantes de secundaria fueron encuestados en 2010*. Los más nombrados fueron Ramón y Cajal (62.1%), y Severo Ochoa (18,3%), dos premios Nobel.  Nota: sólo un 34,7% de los jóvenes encuestados fueron capaces de dar el nombre de un científico (ya fuera español o extranjero).

* Fuente: Encuesta sobre la percepción social de la ciencia en estudiantes de secundaria en España. FECYT- OEI, 2010, según se recoge en la publicación de Encuesta de la percepción social de la ciencia y la tecnología 2010 elaborada por la FECYT.

Lo que es innegable es que, no sólo por su trabajo, sino por su personalidad, Punset ha hecho mucho por la divulgación de la ciencia en España. Se ha convertido en un icono social (no hay más que ver la multitud de imitadores que tiene...).

lunes, 22 de abril de 2013

Cómo funciona el mundo - Eso quisiéramos saber...

En el Día Internacional de la Madre Tierra (hoy 22 de abril), y en vísperas de la celebración del Día Mundial del Libro quiero recomendaros Cómo funciona el mundo, una forma de aprender a amar la ciencia y a nuestro planeta.

Cómo funciona el mundo. Ediciones SM
En este libro con un título tan atractivo y ambicioso, Christiane Dorion (texto) y Beverly Young (ilustraciones) nos responden a varias preguntas acerca de nuestro planeta. Es de esos libros que me hubiera encantado tener de pequeña (y no soy la única, que mis compañeros de laboratorio se quedaron encantados), lleno de pestañas para tirar y descubrir, ruedecillas y desplegables 3D a la antigua usanza. Entre todas, me ha encantado la forma de ilustrar qué ocurre cuando las placas tectónicas chocan, se deslizan o se separan dando lugar a las cadenas montañosas, los terremotos o los volcanes.

Después de poner en contexto a nuestro planeta tierra en el sistema solar, el libro va respondiendo a preguntas como ¿cuándo y cómo apareció la vida?, ¿se mueve la tierra bajo nuestros pies?, ¿por qué llueve?, ¿por qué cambia el tiempo?, ¿cómo viven las plantas?, ...

Por el formato que tiene yo diría que es adecuado para un amplio rango de edades. A los más pequeños habrá que leérselo, porque aunque no lo parezca a primera vista, tiene bastante texto y mucho contenido didáctico. Cuando sean mayores les seguirá gustando, y podrán profundizar en todos los conceptos que presenta. De hecho, la editorial lo engloba dentro de la categoría de enciclopedias, aunque tenga sólo 20 páginas.
Cómo funciona el mundo, de Christiane Dorion. Ediciones SM
Cómo funciona el mundo fue el ganador en 2011 del premio al mejor libro (Young People's Book Prize) concedido por la Royal Society, donde se premian los mejores libros de comunicación de la ciencia para niños de hasta 14 años. 

Lo peor: El tamaño y tipo de letra que dificulta la lectura en algunos momentos
Lo mejor: La interactividad conseguida de una manera sencilla pero eficaz

viernes, 19 de abril de 2013

Ciencia con gancho: la ciencia en El Hormiguero

A estas alturas todavía no sé qué pensar: ¿me gusta o no me gusta la ciencia de "El Hormiguero 3.0"? ¿Debo o no debo incluirla como una posible manera de fomentar el gusto por la ciencia?

Rafa Nadal en El Hormiguero (15/10/2012)
Imagen: Algunos derechos reservados
por El Hormiguero
Me asaltan muchas dudas y me hago demasiadas preguntas quizá. Una cosa tengo clara, a mí como espectadora me entretiene, pero he de reconocer que es una sección de "consumo", la veo, me río, lanzo algún ¡oh qué bonito! como el público del programa y se acabó.

Entiendo que El Hormiguero es un programa de entretenimiento. Los experimentos que se hacen en esta sección no pretenden ir más allá: impresionar y divertir al invitado y a los espectadores. Es de agradecer que nos avisen y pongan sobreimpresionado en la pantalla que no debemos realizarlo en casa bajo ningún concepto cuando se trata de una manipulación peligrosa... Y en el formato actual "el científico" Marron es capaz de describir con claridad lo que está haciendo (cosa que era incapaz de hacer su predecesor, Flippy).

Pero a veces me pregunto si no es una oportunidad perdida para hacer algo más: ¿enseñar quizá? El tiempo y el ritmo del programa no permiten otra cosa. Sin embargo es una lástima tener cinco minutos de ciencia en la tele, en hora de máxima audiencia y que quede como mero espectáculo.

La ciencia requiere tiempo tanto para ser "paladeada" como para ser "digerida". Se me ocurre que los vídeos que ofrece Antena 3 en su página web pueden servir como punto de partida para aquellas mentes inquietas que quieran saber más sobre los principios y conceptos científicos que hay detrás de cada experimento. Quizá sea un proyecto interesante para hacer en clase. Si ídolos juveniles como Selena Gómez y Vanessa Hudgen (ver vídeo), o los One Direction (ver vídeo), y famosos deportistas como Sergio Ramos (ver vídeo) o Rafa Nadal (ver vídeo) son capaces de crear tendencia entre los más jóvenes, ¿por qué no van ayudar también en despertar el interés por la ciencia?

Anoche, por ejemplo, tuvimos la oportunidad de ver el coche autónomo del programa AUTOPIA. Ojalá haga despertar en muchos la curiosidad por aprender más sobre la tecnología y el trabajo que lo han hecho posible.

¿Qué podríamos hacer para dar más contenidos a la ciencia en El Hormiguero y aprovechar su tirón mediático?

lunes, 15 de abril de 2013

Richard Hammond alucina con la física

¿Cómo puede alguien alucinar con la física? - pensaréis algunos. Pues no hay nada como leer el prólogo del libro de Richard Hammon titulado así, "¡Alucina con la física!", y darse cuenta que efectivamente él alucina. Hammond afirma que le "encantan los coches, y las bicis y los aviones y las lanchas y los aerodeslizadores y, en fin, todo lo que se mueve". Después de leer el libro nadie tendrá ninguna duda al respecto. Es capaz de transmitirnos su pasión a través de todas y cada una de sus páginas, llegando a contagiar hasta al lector más reacio.

¡Alucina con la física!
¡Alucina con la física!
de Richard Hammon
Imagen: Editorial SM
¿Cómo lo consigue? Pues en primer lugar apelando a nuestras sensaciones (como la fuerza G y la montaña rusa). Desde luego no hay nada más físico que la física. En segundo lugar ilustrando todos los conceptos con ejemplos muy concretos y atractivos (vehículos, deportes, experimentos, ...). Y en tercer y último lugar, con una edición e imágenes muy cuidadas (con una estética pop art), que acompañan y refuerzan en todo momento los conceptos que nos presenta (por ejemplo, el recurso del yin y yang haciéndonos girar el libro para ilustrar la dualidad onda-partícula de la luz).

Tras un primer capítulo de introducción histórica (para mi gusto el más flojo de los cuatro que componen el libro), entra en materia desarrollando el contenido en cuatro impresionantes capítulos. Sirva como ejemplo el poderoso título del primero ¿puedes sentir la FUERZA? (título original del libro en inglés), acompañado por el dibujo expresivo del puño de quizá Superman (no soy tan fan de los superhéroes como para llegar a distinguirlos por los puños).

Recomendado por la propia editorial SM para 11-16 años. Yo añadiría que es ideal para adultos que en su día odiaron la física y que quieran tener una segunda oportunidad con ella. Estoy segura de que os va a encantar.
¡Alucina con la física!, de Richard Hammond. Ediciones SM, 2007.
Lo peor: La portada, no le hace justicia.
Lo mejor: A parte de lo dicho, ¡el precio! (5,95 euros según la editorial, para mí una ganga)

viernes, 12 de abril de 2013

Superar el reto de la llama

¿Eres capaz de explicar un concepto científico complejo a niños de once años? Éste es el reto que lanzaron el año pasado desde el Centro para la Comunicación de la Ciencia (Center for Communicating Science) de la Facultad de Periodismo de la Stony Brook University en Nueva York.

Y bautizaron el reto como "El reto de la llama" (The flame challenge) porque éste era el primer concepto a explicar. El impulsor del proyecto es curiosamente el actor Alan Alda (inolvidable su papel como médico militar en la serie de televisón M.A.S.H). Desconocía su faceta de aficionado a la ciencia (cada vez me cae mejor este hombre).

Las reglas son muy simples, sólo hay que responder una pregunta como ¿qué es una llama? de tal manera que un niño de 11 años te siga hasta el final. El formato puede ser texto (menos de 300 palabras) o vídeo (unos 6 minutos), y debe ser en inglés (el lenguaje de la ciencia...). Se juzga tanto el rigor, por un panel de científicos, como la respuesta en sí, con un jurado de miles de niños.

El ganador de la primera edición del reto fue Ben Ames, un físico de 31 años, que realizó un vídeo francamente impresionante (teniendo en cuenta que todo lo hizo él solito, incluyendo la cancioncilla final). Un hombrecillo preso (parece sacado de El Conde de Montecristo, ¿no?) está a punto de ser devorado por las llamas. En esta agonía se escucha una voz de fondo, la del propio Ben, presentándose como un científico. Y no se le ocurre otra cosa que preguntarle si alguna vez ha sentido curiosidad por saber qué son las llamas. Para más inri añade: ¡Debe ser terrible estar rodeado de todas esas llamas y no saber qué son!...

Son siete minutos y medio que no tienen desperdicio. ¡Disfrútalo!


Este año 2013 el reto, que ha sido lanzado de nuevo por el actor Alan Alda, es responder a la pregunta: ¿qué es el tiempo?. Ben, ganador de la primera edición, dejó el listón muy alto. ¿Habrá alguien capaz de superarle? Espero ansiosamente el fallo del jurado...

¿Qué te ha parecido el vídeo de Ben?

martes, 9 de abril de 2013

Cuéntame un cuento... de microbios


Se acerca el día del libro (recuerda, el 23 de Abril) y ¿qué mejor manera de acercar la ciencia y la tecnología a tus hijos, sobrinos, nietos, ... que a través de un buen libro?

Me han recomendado "Cuentos de microbios", un libro bastante especial. Especial por dos motivos. El primero es que es un libro de cuentos breves en verso para niños escrito por un científico, bioquímico para más señas. El segundo motivo es que no es un científico cualquiera, sino el ganador en 1959, junto con nuestro Severo Ochoa, del Premio Nobel de Medicina: Arthur Kornberg.

Cuentos de microbios
Cuentos de microbios
de Arthur Kornberg
Imagen: Editorial Reverté
Comenta su hijo Ken en el prefacio de la edición española que "una de sus más intensas pasiones era la de inspirar en otros el amor y el aprecio de la ciencia". En el mismo año de su muerte publicó este libro, fruto del amor a la ciencia y a su familia. Los cuentos están basados en las historias que Kornberg contaba a sus hijos primero y a sus nietos después, antes de irse a dormir.

El libro está ilustrado con dibujos bastante imaginativos de los microbios (me recuerdan en cierta manera a la versión animista de la serie "Érase una vez... la Vida"), e imágenes reales de estos microorganismos.

Una buena idea para, como hacía Arthur Kornberg, acercar ese mundo vivo que no vemos a los niños, a través de los cuentos.

Cuentos de microbios, de Arthur Kornberg. Editorial Reverté.

Nota: Desconozco cuánto influyeron las historias que contaba Arthur en sus hijos, pero es sorprendente que casi 50 años después de que Arthur recibiera su premio, su hijo Roger David Kornberg ganó el Nobel de Química (en 2006).

¿Recuerdas algún libro sobre ciencia y tecnología que te gustara leer o que te leyeran de pequeño? ¿Por qué te gustaba tanto?

viernes, 5 de abril de 2013

Las personas del libro de Cono

Tengo curiosidad por ver cómo tratan la actividad científica y los científicos en los primeros años de la llamada educación formal así que le he pedido a mi sobrino los libros de Conocimiento del Medio que ha utilizado en el cole. Sé que existen otras asignaturas, como Lengua y Matemáticas que son también disciplinas científicas, pero asumo que éstas están centradas en el desarrollo de competencias y adquisición de conocimientos propios, y no van a tratar la actividad científica.

Es verdad que la muestra que tengo no es muy representativa (he hojeado sólo dos libros, de 2º y 3º, de una única editorial), así que no debo sacar conclusiones a la ligera. Pero como mi objetivo es la reflexión en voz alta, voy a compartir mi experiencia.

La primera referencia que encuentro (en el libro de 2º de Cono) está en el tema "¡Cómo pasa el tiempo!", y es un párrafo sobre los inventos y descubrimientos. El mensaje es ciertamente positivo (¡qué contenta estoy!), ya que éstos mejoran nuestra forma de vida. Además, son las personas las que los han realizado (¡que pena!, con lo bien que íbamos...) .

Sigo leyendo y en temas posteriores encuentro secciones que tratan de las profesiones relacionadas con la comunicación (como carteros, periodistas, escritores,..) y con el turismo (camareros, guías, ...). En este punto mi corazoncito de persona se pone muuuuy triste. Pero empiezo a disculpar a los autores del libro, quizá hayan tenido problemas al designar a las personas como yo: ¿son inventores, científicos, investigadores...?

Mi sorpresa (o decepción) va en aumento cuando continúo con el libro de 3º. Aquí hay un tema entero dedicado a "Los Trabajos" (vaya, todavía hay esperanza). Hay una sección sobre los trabajos que ofrecen servicios a la sociedad (¡genial!). Son muchos y variados los trabajos que ofrecen servicios (enumero: sanitarios, educativos, comerciales, financieros o bancarios, de transporte, de comunicación, de turismo y de ocio y cultura). Ni una referencia a la investigación...

Para completar mi indignación creciente leo sobre telescopios y observatorios astronómicos que se utilizan para estudiar las estrellas (claro, los utilizan las personas), y sobre Pedro (pobre, qué manía le he cogido) que no se le ocurre otra cosa después de ir a un planetario que decir que quiere ser astronauta (¡vaya con el niño! ¿no tendrá más posibilidades de ser astrónomo?). Entonces recapacito: ¡si es una referencia clara a Pedro Duque!

Eso sí, en defensa de éstos libros de texto he de decir que: nos hablan de un científico que descubrió los rayos X (Wilhelm Conrad Röntgenpersona alemana para más señas...), y de las personas que se dedican a estudiar el pasado (los historiadores, que llevan haciéndolo muchos años...).

¿Has encontrado alguna referencia sobre los científicos y lo que hacen en los libros de texto de primaria? Si es así, por favor compártela, me inquieta tener una muestra tan sesgada para este estudio.


martes, 2 de abril de 2013

Adjetivos para la ciencia: internacional

Comienza esta entrada una serie que he llamado "Adjetivos para la ciencia". De esta forma quiero ir recopilando poco a poco características de la actividad científica que me parece importante destacar.

El primer adjetivo que me viene a la cabeza es internacional. Y es que la ciencia no puede entenderse si no es en un contexto global. La ciencia es conocimiento, y el conocimiento es patrimonio de la humanidad. El conocimiento en manos de unos pocos no es ciencia, será otra cosa ("top secret", información confidencial, ...).

Al hilo de este primer adjetivo para la ciencia, quiero compartir y comentar el concurso Google Science Fair, que este año presenta su tercera edición. En él pueden participar estudiantes de entre 13 y 18 años, de prácticamente todo el mundo (incluida España). Los proyectos podrán presentarse individualmente o por equipos. La fecha límite para enviar un proyecto es el próximo 1 de Mayo (¡ojo! el cierre será a las 09:59:59 hora peninsular).

Entre los ganadores del año pasado está el proyecto de Iván, Marcos y Sergio, tres alumnos del IES "Batalla de Clavijo" de Logroño, que se preguntaron "¿qué clase de vida existe en el agua?". Aquí puedes ver su proyecto. Además han documentado detalladamente y compartido las imágenes que han obtenido a través de Flickr. ¡Enhorabuena por vuestro trabajo y el de vuestro profesor Antonio!

Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...