miércoles, 17 de julio de 2013

Los comienzos de la dinomanía (1)

Niños y paleontología - cuando el dinosaurio es el rey

Me atrevería a decir que no hay ciencia más cercana a los niños, sobre todo a los más pequeños, que la paleontología (el estudio del pasado de la vida sobre la Tierra, a través de los fósiles). Muchos de ellos tienen verdadera obsesión con los dinosaurios. Son capaces de memorizar sus nombres (algunos de ellos francamente complicados de pronunciar), y conocen al dedillo de qué se alimentan, sus características anatómicas, etc. Es una pena que a pesar de ello, y del tirón mediático que tienen, la mayoría desconoce la ciencia que los estudia.

Estudio de Benjamin Waterhouse Hawkins
Estudio de Benjamin Waterhouse Hawkins
Imagen: Wikipedia
He leído recientemente un artículo de Jose Luis Sanz, paleontólogo y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid. El artículo se titula "Dinosaurios: realidad y ficción" y está publicado en el número 50 de la revista Patrimonio (de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y león). Este breve artículo me ha ayudado a entender en parte el porqué de esta fascinación de los niños por los dinosaurios. ¿Cómo y cuándo comenzó la dinomanía?

Primera aparición en sociedad

Los dinosaurios dieron el salto del mundo científico a la sociedad en general cuando por primera vez se representaron en forma de esculturas que se mostraron públicamente. Era el año 1852, y la empresa que creó el Palacio de Cristal para la exposición universal de Londres (Inglaterra) el año anterior encargó a Benjamin Waterhouse Hawkins la creación de varios modelos de dinosaurios a escala real. Benjamin estuvo asesorado por el paleontólogo Richard Owen, el científico al que debemos que los dinosaurios se llamen así.

Banquete en el Iguanodon.
Imagen: Wikipedia
Algunas de estas esculturas se pueden visitar hoy en día en el parque del Palacio de Cristal en Sydenham Hill, al sur de Londres. No puedo dejar de pensar el asombro y estupor que causarían las esculturas entre los visitantes del parque. Además, la presentación en sociedad fue de lo más original: se organizó un banquete que tuvo lugar en el interior del molde de uno de los Iguanodontes (me río yo de los "fotocalls" con celebridades y de los estrenos con alfombra roja). 

En 1868 Benjamin Waterhouse Hawkins fue también el responsable del primer montaje de un esqueleto casi completo de dinosaurio (esta vez de un Hadrosaurus), en la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia, en Estados Unidos. Este tipo de montajes sigue inundando nuestras retinas desde todos los museos de Historia Natural que se precien.

La Vida imita al Arte

Me vienen ahora a la cabeza unas palabras de Oscar Wilde que escribiría sólo unos años más tarde en su obra Intenciones "las cosas son porque las vemos, y lo que vemos, y cómo lo vemos, dependen de las artes que nos han influenciado [...] En la actualidad la gente ve nieblas no porque haya tales nieblas, sino porque los poetas y los pintores le han enseñado la misteriosa belleza de sus efectos. Es muy posible que desde hace siglos haya habido nieblas en Londres. [...] Pero nadie las veía [...] Hasta que el Arte las inventó, puede decirse que no empezaron a existir".

¿Necesita siempre la ciencia del arte, como en el caso de los dinosaurios, para inundar nuestra cultura colectiva?

Aunque las primeras representaciones de los dinosaurios captaron la atención de muchos, la verdadera dinomanía comenzaría después, cuando un país entero fue testigo del enfrentamiento entre dos paleontólogos (continua leyendo aquí).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...