miércoles, 26 de junio de 2013

De mayor quiero ser: científica

Muchas veces he envidiado (de una manera sana) a aquellas personas que tienen muy claro desde niños a qué se quieren dedicar en la vida. Será por desconocimiento, pero me parece que de alguna forma su vida es más sencilla... La vocación científica, sí digo bien vocación, puede tardar en aparecer, pero en algunos casos, "envidiables" como digo, la certeza de saber que eso es lo que quieres hacer puede ser temprana.

Es el caso de Dorothy Crowfoot Hodgkin, química y una de las cuatro únicas mujeres galardonadas con el Nobel de química hasta la fecha. Las otras tres Marie Curie (1911), su hija Irène Juliot-Curie (1935), y recientemente Ada E. Yonath (2009).

Dorothy Crowfoot Hodgkin
Foto: NobelPrize.org
En una deliciosa entrevista recogida en el libro "The Faber book of science", Dorothy recuerda sus primeros encuentros con la ciencia siendo una niña en forma de lecturas y aficiones. Con tan sólo 10 años comienza a hacer sus propios experimentos creciendo cristales de sulfato de cobre y aluminio, después de leer un librito de introducción a la química. Posteriormente, con 13 años, conoce a algunos geólogos y químicos amigos de la familia que trabajan en los laboratorios Wellcome de medicina tropical, en Jartún (Sudán) ciudad en la que trabajan sus padres. Con ellos aprende a analizar minerales con ayuda de un pequeño kit de análisis que le regalan.

Cuenta con el apoyo de sus padres, especialmente de su madre que la alienta en su interés por la química y la cristalografía. Su madre le hace un regalo muy especial: los libros que contienen las conferencias navideñas para niños que W.H. Bragg dio en la Royal Institution. En 1964, cuando Dorothy recibe el premio Nobel abrirá su discurso con las palabras de Bragg en uno de estos libros ("Sobre la naturaleza de las cosas"):

"En términos generales, el descubrimiento de los rayos X ha aumentado nuestra agudeza visual por diez mil y ahora podemos 'ver' los átomos individuales y las moléculas".
"Y entonces decidí realmente que eso era a lo que me dedicaría" - afirma Dorothy en su entrevista. Efectivamente, dedicó su vida profesional a resolver la estructura de sustancias bioquímicas importantes para la vida y para la salud como la penicilina, la vitamina B12 y la insulina. Para ello utilizó la entonces incipiente técnica de la difracción (o cristalografía) de rayos X. En aquellos años interpretar un patrón de difracción de un cristal no era sencillo ya que no se habían desarrollado todavía los métodos experimentales y tecnologías  computacionales que hoy permiten resolver la estructura de moléculas más complejas.

Dorothy Hodgkin se declaró abiertamente experimentalista: "Pienso con mis manos. Sencillamente me gusta la manipulación". Quizá por eso Henry Moore posó su mirada de artista en esas manos pensantes y deformadas por la artritis desde una edad temprana, inmortalizándolas en una serie de bellos dibujos (Hands of Dorothy Crowfoot Hodgkin, Tate Gallery).

Nota: Esta entrada ha participado en el XXVI Carnaval de la Química, organizado por el Cuaderno de Calpurnia Tate.

4 comentarios:

  1. Interesante artículo para estimular la vocación a los niños y niñas desde temprana edad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Espero que todos los niños tengan la posibilidad de descubrir la ciencia, y otras muchas actividades interesantes, desde pequeñitos.

      Eliminar
  2. Así es , pero con el sistema educativo actual es imposible porque los niños no tienen un contacto temprano con la ciencia , cuando sería sencillo hacer experimentos ,y que ellos observaran y manipularan ,que es lo importante en esa edad ya que no puedes explicarles más . Para cuándo llegan a hacer algo ya tienen 13-14 años. Los míos tienen la suerte o la desgracia ,jaja, de que les he frito a experimentos químicos físicos y que la tabla periódica de los elementos químicos figura en mi cocina como elemento fundamental. Y te cuento una anécdota al respecto , mi hijo de 13 años está en 1ro de la ESO y la profesora de ciencia les hablo brevemente de la tabla periódica , y mi hijo le dijo : Ah , sí , la tabla periódica de Mendeliev!! , y la profesora no sabía quien era y le preguntó que por favor le dijera lo que supiera de esto . Me imagino que luego buscaría por internet. Claro que ella no es Química , pero ya no sé que estudian estos profesores y que nivel tienen, pues a mi me parece elemental saber quien era Mendeliev puesto que está directamente relacionado con la tabla periódica .
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus reflexiones y por compartir tu experiencia y la de tus hijos. Creo que es importante fomentar la cultura científica, no sólo en el colegio, sino también fuera de él. Por eso creo que tus hijos tienen una suerte tremenda al poder vivir la ciencia en el contexto familiar y en general, extra-escolar. ¡Ojala todos los padres y madres hicieran la mismo!

      Si te das cuenta, en el caso de Dorothy su vocación científica vino del ámbito extra-escolar: por los amigos de sus padres, sus aficiones, los libros que le regaló su madre...

      Eliminar

Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...