jueves, 24 de abril de 2014

¿Quieres trabajar en el futuro en ciencia y tecnología?

¿Por qué casi todos los niños o niñas quieren ser futbolistas, médicos, profes, cantantes, veterinarios, bomberos, bailarinas...? Muy claro, porque es lo que ven y viven a su alrededor, porque saben que son profesiones (que aparecen en los dibujos animados y los libros que leen), en definitiva porque le son familiares además de atractivas para cada uno, claro está.

¿Y qué ocurre cuando crecen, cuando empiezan a mirar el mundo de otra forma y se amplían sus posibilidades? Pues en muchos casos, esas alternativas y referencias ya no son tan claras, y sobre todo son mucho más desconocidas. Precisamente por eso es importante presentar qué alternativas profesionales tienen por delante, y más cuando tienen que empezar a tomas decisiones sobre el futuro de sus estudios.

El siguiente vídeo creado por el proyecto inGenious es una de las herramientas creadas para trabajar en clase con estudiantes de secundaria.



Lo que más me ha gustado del vídeo, no es solo que presente el trabajo en distintas áreas de la ciencia, tecnología y matemáticas (las CTMs), sino que invita a los jóvenes a mejorar el mundo a través de su desarrollo futuro como profesionales.

Y es que, como ya os comentaba en Seis claves para motivar a tus alumnos, presentar la ciencia y la tecnología como actividades humanas inacabadas, en lugar de verdades absolutas inamovibles, puede ayudar a despertar su interés por estas materias. Además del vídeo, inGenious ha desarrollado tres unidades didácticas que giran en torno a él para que puedas utilizarlas en clase.


jueves, 17 de abril de 2014

Los laboratorios virtuales en el aula

Retomo hoy el camino emprendido en dos entradas anteriores (Seis claves para motivar a tus alumnos y Seis webs de recursos educativos sobre ciencia y tecnología), compartiendo con vosotros lo que voy aprendiendo en el curso sobre prácticas innovadoras para la enseñanza atractiva de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, organizado por la European Schoolnet Academy.

Laboratorios virtuales: una realidad disponible hoy
para la clase de ciencias del mañana
Imagen: SynergyNet
En este caso se trata de la posibilidad de utilizar unos recursos ya disponibles denominados laboratorios virtuales, que junto otro tipo de actividades como el acceso a bases de datos científicas o la utilización herramientas de simulación conformarían lo que podríamos denominar la ciencia electrónica (e-science).

Una de las principales méritos de los laboratorios virtuales es que permiten a los alumnos entrar en contacto con la ciencia real y actual, eliminando las posibles barreras físicas (no todos los colegios tienen un centro de investigación cerca) y logísticas (la mayor parte de los colegios no disponen de un laboratorio experimental con los instrumentos y materiales necesarios). Eso sí, es necesario disponer de una tecnología informática mínima en el colegio.

El objetivo es claro: dar un paso más allá en la enseñanza de la ciencia, que en muchos casos se limita a la memorización de conceptos y a la repetición, a modo de receta, de una serie de experimentos sencillos. ¿Cuál sería la visión de la clase de ciencias/tecnología del mañana? Aquella en la que se enseña a pensar como verdaderos científicos, basada en la investigación y en los métodos orientados a la resolución de problemas. 

En el documento 'Formas efectivas de introducir e-Ciencia en las Escuelas. Plan de trabajo y Directrices para el diseño de una cobertura efectiva de actividades educativas' elaborado en el marco del proyecto europeo "Discover the COSMOS" se señalan además las siguientes ventajas de los laboratorios virtuales:

  • Mayor motivación de los alumnos
  • Ampliar las posibilidades de experimentación 
  • Desarrollar de la capacidad crítica
  • Conectar con conceptos subyacentes
  • Comprender la relación existente entra la ciencia y la tecnología

Como ejemplo concreto de laboratorio virtual hemos conocido el Faulkes Telescope Project, que permite a los alumnos europeos manipular remotamente dos telescopios situados en Hawái y Australia (por el uso disponible en el horario escolar). Permite su utilización desde clase durante 30 minutos, debiendo reservarse con antelación. Está disponible de forma gratuita para colegios del Reino Unido e Irlanda. Las condiciones de utilización para colegios de otros países deben consultarse.


Además de la utilización de infraestructuras científicas de manera remota, es posible realizar visitas virtuales a instituciones y laboratorios de investigación. De nuevo, una oportunidad de acercar la actividad científica actual a tus alumnos sin necesidad de abandonar el aula.

jueves, 10 de abril de 2014

Un recorrido práctico por los elementos de la tabla periódica

Una de mis primeras reseñas sobre libros de divulgación para niños fue ¡Alucina con la física! de Richard Hammon, y tenía muchas ganas de hincarle el diente a otro título de la colección: ¡Alucina con la química! de Robert Winston. Ahora por fin he tenido oportunidad de hacerlo.

¡Alucina con la química!
de Robert Winston
Imagen: Editorial sm
Esperaba mucho de él y la primera impresión me dejó algo fría, porque cometí el error de compararlo con el libro de la misma serie dedicado a la física. Mientras que Richard Hammon apela más al mundo de las sensaciones y las emociones para hacernos llegar distintos conceptos físicos, Robert Winston ha optado por atraer a los lectores hacia el mundo de la química presentado sus múltiples aplicaciones. Por eso me pareció más frío, pero no es menos interesante y didáctico.

El libro comienza con un recorrido histórico sobre la química, siguiendo una línea cronológica desde los sabios griegos y sus cuatro elementos hasta los años 40 con Glenn Seaborg. A continuación introduce a doble página la tabla periódica y a partir de entonces recorre más en profundidad un total de 16 elementos químicos. Dedica a cada uno de los "elegidos" una doble página, comentando en algunos casos su descubrimiento, sus propiedades o dónde se encuentran y en casi todos ellos sus principales aplicaciones y usos.

Para romper de vez en cuando este recorrido, e introduciendo varios de los elementos, se detiene a describir distintos aspectos de interés como "Creando los elementos" sobre el origen de los mismos, y "¿De qué está hecho un perro?" o "¿Qué hay en el agua?" para comentar los principales elementos de los seres vivos, y el contenido del agua del grifo o embotellada. En otros describe los principales nutrientes que necesitamos ingerir para vivir, los elementos explosivos o los que podemos encontrar en casa.

Frente a todos estos mini-capítulos, llenos de imágenes ilustrativas y con una edición muy dinámica, finaliza con cuatro menos visuales y centrados en el texto en el que se describen brevemente los elementos agrupados tal y como están en la tabla periódica. Incluye también un glosario final.

Lo recomiendo, al igual que ¡Alucina con la física!. Dos libros para leer o consultar, para ver, pero sobre todo para aprender y disfrutar de dos ciencias que, mal presentadas pueden llegar a ser tediosas y aburridas. Yo diría que imprescindibles en casa y en la biblioteca escolar.

¡Alucina con la química! de Robert Winston. Ediciones SM, 2007. A partir de 11 años

Lo peor: Al igual que su compañero sobre física, la portada, sin lugar a dudas.
Lo mejor: Además del contenido, el precio (5,95 euros). Igual que su "compi", una buena inversión.



Licencia CC

Licencia Creative Commons
La Rueda de los Inventos por Monica Chagoyen se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported. Citar: www.laruedadelosinventos.org.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...